Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

OPINIÓN DE JOSÉ ANTONIO MECA

“Ya no nos hace falta un milagro. Dependemos de nosotros mismos”

Viendo la puesta en escena que ha tenido el equipo de Abelardo en los dos primeros partidos, se intuye que, por primera vez en la temporada, el equipo venderá muy cara sus derrotas

José Antonio Meca
19/06/2020

 

Si contáramos las veces que un milagro ha salvado al Espanyol de un descenso, nos faltarían dedos de una mano. Obviamente no todas han sido tan agónicas como el gol de Coro, pero algunas no están demasiado lejos. Tenemos un idilio con la Diosa fortuna, especialmente cuando estamos con el agua al cuello y esta temporada no iba a ser menos.

Quizá hay quien crea que el milagro todavía está por producirse, aunque en realidad, ya está hecho.
Llegar a estas alturas de temporada, dependiendo de nosotros mismos, tras el desastroso campeonato realizado, es ya de por sí, un auténtico milagro.

Lo normal, ante los números que hemos conseguido durante toda la competición, sería estar totalmente desahuciados y prácticamente descendidos, pero casi sin querer nos presentamos en la recta final teniendo la permanencia dependiendo solamente de nuestro trabajo. Ganando los partidos que tenemos que ganar, y son la mayoría de los que jugaremos como locales, ante rivales directos como son Levante, Leganés, Eibar y Celta de Vigo, mas algún empate, como el conseguido en Getafe brillantemente y ¿por qué no? Alguna victoria que podamos conseguir a domicilio, ya debería ser suficiente para lograr mantener la categoría.

Obviamente, si no somos capaces de hacer esto, será totalmente justo el descenso y no mereceríamos estar en Primera división. Pero viendo la puesta en escena que ha tenido el equipo de Abelardo en los dos primeros partidos, se intuye que, por primera vez en la temporada, el equipo venderá muy cara sus derrotas.