Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

OPINIÓN DE MARCOS MOLINERO

“WELSH, GORDON Y KIWANUKA”

Quien quiera ver brotes verdes y agarrarse al punto, que lo haga pero la verdad es que olemos a muerto

Marcos Molinero
01/12/2019

 

El domingo pasado lo pasé en casa leyendo, más bien devorando como un caníbal el último libro de Irvine Welsh, “Un polvo en condiciones”. Las cuatrocientas cincuenta y dos páginas volaron en ese día, incluso mientras escuchaba en RAC 1 el partido del Espanyol, no me despegué de las aventuras de Terry. El escritor escocés ha creado para mí su mejor libro, y eso que su retrato de los bajos fondos de Edimburgo, incluida la rivalidad futbolera entre el Hibernian y el Hearts, es tan dura como divertida, tan sórdida como atractiva y uno no puede evitar encariñarse de ese antihéroe que es Terry. Un buen libro y muy recomendable. Lo de escuchar el partido por RAC 1 es cosa de mis cábalas y supersticiones. Partido que escucho desde ese dial, partido que no perdemos, además mi estómago y mi inteligencia no pueden con el Señor Vía, y como andamos en el siglo XXI lo de volver al pasado con el indocumentado del gorro y la onda media no me apetece. ¿El partido? Un desastre. Y quien quiera ver brotes verdes y agarrarse al punto, que lo haga pero la verdad es que olemos a muerto. Entonces, ¿Me estoy rindiendo? Para nada, pero hay que llamar a las cosas por su nombre, lo del esquema de Machín, lo de ver a jugadores como Granero, Vargas y Melendo en el banquillo clama al cielo. Que muera con sus ideas el míster perfecto, pero que no nos lleve por delante. Lo de adecuar tu libro de estilo a la plantilla ya cansa de repetirse... Nos acercamos al final de la primera parte y si no me rindo es porque los pericos no lo hacemos nunca y porque cuando la cosa se pone fea doy con un disco, una serie o un libro que me dan ese empujón extra. Aunque parezca que nada tengan que ver, si la semana pasada fue Bob Marley esta semana con el rollo de los críticos musicales y las listas de lo mejor del año, vivimos un vértigo apasionante.

¿Les interesa saber qué ha sido lo mejor del año para un servidor? Apunten: Kim Gordon, la que fuera líder de Sonic Youth, nos ha regalado su primer disco en solitario de su carrera. Su álbum “No Home Record” es áspero, elegante e incómodo mezclando el ‘noise’ y la electrónica ‘lofi’ con una facilidad pasmosa. En segundo lugar, Michael Kiwanuka, el británico de origen ugandés, que completa una trilogía perfecta con una colección de canciones entre el rock clásico de toda la vida, el soul mas beligerante y el blues más rasposo, una joya. Para cerrar el podio de mis favoritos del año están Wilco, la banda de Chicago capitaneada por Jeff Tweedy. Ya hablé de su disco “Ode To Joy” en un artículo anterior. Pero por mucho que la música llene mi vida de placer, por mucho que leer a Houllebecq, a Miller o Kerouac inunden mi mente de placer, o por mucho que pase horas pegado a la televisión con series como Snowfall o The Deuce, este año lo mejor fue la clasificación para la Europa League y punto.

What do you want to do ?
New mail

Las noticias más...