Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

OPINIÓN DE ORIOL VIDAL

‘Wandalismo’ arbitral para agigantar el roto

No puede ser que ante una actuación en contra tan llamativa el club se limite a mantener sus exquisitas y neutrales formas

Oriol Vidal Oriol Vidal
12/11/2019

 

Mateu Lahoz y Gil Manzano no tienen la culpa de la situación crítica del Espanyol. Ni el árbitro ni el VAR son responsables de la desdicha perica, ni del frágil y arriesgado proyecto del RCDE para este curso, ni de que los remedios de Machín también resulten, a veces, contraproducentes. Pero parece igualmente indiscutible que el uso que se hizo del videoarbitraje sobre el partido del Wanda resultó sospechoso. Mil revisiones y rigor cuando las jugadas favorecían al Atleti (incluso cuando no había nada) y, en cambio, puro encogimiento de hombros en la entrada alevosa de Thomas a Víctor Gómez o en la presunta falta de Bernardo a Koke antes de que David pudiera colocar el 2 a 2. Chamusquina.

Resquemor puro causó una jugada que no tuvo incidencia en el marcador, pero sí en la quebradiza mentalidad perica. Fue lo más grave. Hablo de la increíble revisión de cinco minutos del presunto penalti de David a Felipe, nada más volver de vestuarios. En cualquier repetición televisiva ya se apreciaba que era el central atlético el que agarraba a David en la génesis de la jugada; es más: Felipe empezó la jugada en fuera de juego. Pues nada, Mateu se puso a rebuscar y su realización le empezó a ofrecer a Gil Manzano la acción solo en el golpe final de David. Pura manipulación y maquiavelismo. Entiendo que la acción sacara al Espanyol de sus casillas y hasta del partido. La sensación de que te estaban tangando fue clara. Manifiesta.

No se manifestó el Espanyol; la cúpula, diga. Era un gran día un mejor escenario para que Capdevila, la dirección deportiva, García Pont o hasta Roger Guasch clamasen al cielo. Le funcionó al Levante, al Geta y al Atlético. Parece que el vestuario ya lo pide: vimos a un David muy encendido, a un Darder mordiéndose la lengua y a Machín haciendo equilibrios. Pero es que los maltratados no solo fueron ellos: lo fue el RCDE y su afición. Y no puede ser que ante una actuación en contra tan llamativa el club se limite a mantener sus exquisitas y neutrales formas. O desde los despachos se muestra algo de personalidad, o a este Espanyol lo barrerá por completo la marea. Lo de siempre en los últimos tiempos. Ánimos, que aún estamos a tiempo.

Y vuelvo al principio: no exime todo este desamparo de los múltiples problemas del equipo. Hay jugadores que no dan el tono. Machín, insistimos, debe modular su esquema para potenciar a sus mejores. Ayer, queriendo reservar a Pedrosa para el segundo tiempo, restó potencial al Espanyol para llegar. Y todo lo que haga más light a este equipo sumido en el pozo, se paga, como ilustró ese gol en el último segundo antes del descanso. En fin: respiren y cojan fuerzas en el parón, porque son absolutamente necesarias. Pero la personalidad y el hacerse valer no se negocian.

Las noticias más...