Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

OPINIÓN DE DANI BALLART

Vuelve Europa y da igual...

La dirección de Gallego no funciona. Las evidencias son grandes. El equipo tiene mucha calidad pero no acaba de arrancar

Dani Ballart Dani Ballart
21/09/2019

 

Otro mal partido. Pese a la intensidad de la segunda parte, el equipo parece abocado a su suerte y a la calidad de sus jugadores. El domingo habrá otra posibilidad de ver que la dirección de Gallego no funciona. Las evidencias son grandes. El equipo tiene mucha calidad pero no acaba de arrancar. La primera parte fue todo un arsenal de despropósitos sin idea. La cara de Gallego iba cambiando poco a poco a mal. Hasta que se vio la bronca al banquillo donde ningún jugador miraba a su entrenador. En este caso, la imagen habló por si sola. El Ferencvaros, sin hacer nada, sacó una jugada de contraataque que nos cogió durmiendo. El resultado fue el gol en propia puerta del capitán. Hacíamos muchas concesiones sin crear nada. Para mi esto significa ‘blanco y en botella’. No veo poder de cambio. Los días y partidos van cayendo y el equipo sigue como ‘pollos sin cabezas’. Jugadores vitales la temporada pasada no encuentran su estilo con la táctica del míster. Roca y Melendo deambulan por el campo sin recibir casi balones y aún menos conectando con sus compañeros. Un hombre que chilla, hace aspavientos enérgicamente, se dirige a sus jugadores y no lo miran, y su cara va cambiando poco a poco a peor, es un hombre sin control de la situación.

La suerte que tiene es que en esta casa para tomar una decisión han de pasar muchas cosas. Así que tiempo tiene de cambiar o que alguien le ayude a verse a sí mismo para poder generar el cambio. Si, estoy negativo. No lo veo nada claro. Será la distancia, pero son ya tantos años que la canción me la sé de memoria. Podemos ganar como en Ipurua, pero saliendo con la sensación que no merecimos ganar. O contra los húngaros, viendo la segunda parte merecíamos la victoria. Pero en global, no jugamos a nada. Y eso al final es lo preocupante. A ver que nos depara la suerte el domingo, porque yo me entrego a ella. Mucho ha de cambiar la película para que me convierta en un ‘Gallego boy’. Soy mucho del pedazo de equipo que tenemos en el césped. Veo mucha calidad. Y por mucha más que la secretaría técnica pudiera traer, todos necesitamos una dirección. Solo espero y deseo que Gallego encuentre el camino hacia el éxito porque podría ser una temporada espectacular. Si no es así, el cambio no debería hacerse esperar, sino no habrá posibilidad de reparar los rotos producidos. ¿Serán los 18.000 pericos en Cornellà un reflejo de lo escrito?

Las noticias más...