Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

OPINIÓN DE QUIQUE IGLESIAS

El vestuario reclama apoyo: hay que dárselo

“El jugador tiene que sentir cuando salga al campo que la gente ha ido a estar de su lado, no a examinarle ni a silbarle"

Quique Iglesias Quique Iglesias
17/11/2019

 

Luis Fernández forma parte de la historia del Espanyol. Su paso fue fugaz pero de fuerte calado. Significó una salvación conseguida en el último minuto de la temporada 2003-2004. Fue la primera de unas cuantas… como la conseguida dos años más tarde con el gol de Corominas. Y otra, la lograda en un tramo final de Liga 2008-2009 desde la llegada de Pochettino al banquillo en enero, el tercer entrenador en ese curso tras el paso de Tintín y Mané.

Aquellas fueron tres permanencias distintas, cada una de ellas con su dosis de drama, con Tamudo, De la Peña y los demás… Que cada cual considere si esos éxitos de última hora serán equiparables a una esperada salvación en este campaña que venimos viviendo y sufriendo desde el mes de julio pasado. Algunos de los que formaron parte del Espanyol de entonces sí que consideran razonable que el club y su gente estén “preocupados” pero también considera que hay tiempo para reaccionar. Tan verdad una como la otra. Y como que lícito es quedarse con una de ellas, quizá más nos vale apostar por otro voto de confianza.

Hace unos días, en una comida, rodeado de pericos, el ‘portavoz’ Joan Capdevila deslizó unas palabras que deben calar hondo al menos para los dos próximos partidos en Cornellà-El Prat (Getafe y Osasuna): “El jugador tiene que sentir cuando salga al campo que la gente ha ido a estar de su lado, no a examinarle ni a silbarle. Lo tenemos que conseguir: ganar como sea y con el apoyo de la gente”.

Si bien sospecho que al espanyolista le va entrando poco a poco el miedo en el cuerpo pero que hace como que no se lo acaba de creer, sí que percibo que este mensaje ‘de club’ es casi una súplica que llega desde el propio vestuario del primer equipo. Las seis derrotas consecutivas han dejado a la plantilla sin argumentos futbolísticos ni de resultados a los que agarrarse; lo que les deja a merced de lo que quiera la grada ‘hacer con ellos’. Y no es el perico alguien que vaya a dejar a su suerte a sus futbolistas, ¿no? Y menos mientras aún quedan jornadas por delante, fichajes por llegar (dos) y bolas de partido que salvar. Dice Luis Fernández que fue clave hacer partícipes de la situación a los “25 jugadores de la plantilla y a la afición”. Es la vieja táctica de meter a todos en el mismo barco, un barco que si se tiene que hundir lo hará en mayo, y no ahora, en noviembre.

What do you want to do ?
New mail

Las noticias más...