Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

OPINIÓN DE CRISTINA POLO

Vencer no es convencer

No quiero formar parte de un negocio adornado bajo el lema de “volver es ganar”. Aquí siempre gana el dinero, no el sentimiento

Cristina Polo
15/06/2020

 

Ni voy a volver a contratar el fútbol en televisión ni pienso escucharlo por la radio. Ésa fue mi respuesta cuando hace unos días me preguntaron por el partido contra el Alavés. Y con la boca pequeña también les reconocí que podría cambiar de opinión a medida que se acercara el día de partido.
Y es que es difícil actuar cuando la razón te dice basta pero el corazón sigue latiendo.

No quiero formar parte de un negocio adornado bajo el lema de “volver es ganar”. Aquí siempre gana el dinero, no el sentimiento. Y esa será la guerra interna que sufriremos, más si cabe, en estas once últimas jornadas. Y si a ese descaro le sumas la temporada apocalíptica del club al que amas, te sale un total de sentirte como un niño que le suelta la mano a su madre en el mercado. Desamparo y miedo a granel.

Y cuando dejas de dar pataletas y entras en raciocinio, caes en la cuenta que no se da la espalda ni se abandona a lo que se ama; aunque estés en plena crisis de desencantamiento.

Un desencanto que llevamos arrastrando bastante, por no decir mucho, tiempo. Y aunque en nuestro ADN llevemos la lucha y el sufrimiento grabado a fuego, llega un momento en que te paras a pensar que en esta relación solo ha habido una parte que lo ha dado todo y que no ha sido, para nada, correspondida.
Y aun así, sin poder veros ni animaros los noventa minutos de estas once agonías que nos quedan, haremos todo lo posible para que os llegue lo poco que nos queda de fuerza y que esa energía la convirtáis en triunfos para seguir la próxima temporada dónde debemos estar.

Y si, desgraciadamente, acabamos donde muchos quieren vernos, seguiremos estando ahí. En pie. Porque nunca dejaremos que caminéis solos aunque seamos los que nos llevemos siempre la peor parte.

Somos lo que el dinero no puede comprar. Y esa es nuestra identidad. Ese es nuestro orgullo.