Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

OPINIÓN DE ORIOL VIDAL

El triunfo de lo verDardero

Tras la imposible segunda victoria fuera, toca la segunda consecutiva. Ganar al Alavés puede ser el gran reenganche, competitivo y social

Oriol Vidal Oriol Vidal
07/04/2019

 

Darderismo en Girona, explosión en el corazón. Dos veces, dos fiestas. Una victoria auténtica para exigir respeto de la mejor manera: con hechos, sobre el césped y mediante el gol, la mejor forma de orgullo. Como ante el Rayo, el tanto bombástico de Darder salió de dentro y reventó desprecios, miedos y también las autoparodias que con demasiada frecuencia se estilan en el entorno perico. La Liga es cruda, pero Rubi siempre avisó: este Espanyol aún no ha dicho la última palabra. Darder, su mejor apóstol, propagará la fe.

Neutralizó el Espanyol a los de Eusebio. La batería antiaérea funcionó: Naldo y Hermoso, casi perfectos, inhibieron a toda la anatomía de Stuani, codos al margen. Y Rubi, que había jugueteado con volver a la defensa de cinco, bien por el despiste, completó su acierto: Melendo dio asociación a la medular, justo lo que faltó en San Mamés y Mestalla. El Girona, monótono en su plan y preso de su psicosis de local facilón, sucumbió sin remedio a un segundo tiempo fino y decidido del RCDE, a pesar del voyeurismo del VAR con Rosales. En fin: imaginen el aperitivo de la masa afín al “Il Girini is il siguin iquip de Quitilinyi”. Bon profit.

Regresó el Wu Lei que promete agigantarse con una pretemporada por medio. Se mejoró Javi López, desgastado en el primer tiempo pero renovado (y en todos los sentidos) en el segundo. Y todo el equipo creció alrededor del mesianismo de Darder y de un Marc Roca que prosigue en su marcha ascendente, luz en la mina y faro en la tempestad. Tras la imposible segunda victoria fuera, toca la segunda consecutiva. Ganar al Alavés puede ser el gran reenganche, competitivo y social.

Los deseos por último, flirteando con eso del “unpopular opinion” que corretea por las redes sociales: el Girona, que se salve siempre, por sus socios auténticos de toda la vida y porque su presencia debe atornillar la ambición del Espanyol, cosa fundamental y (por lo que se ve) necesitada de estímulos; y dos: el exabrupto racista e inadmisible de Calzón exige rigor disciplinario: exactamente tanto como consuelo reportó a varios de sus altavoces.

Las noticias más...