Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

OPINIÓN XAVIER MONFORT

Tres centrales…y un funeral

Actuar con tres centrales como propuesta innegociable jugando en tu estadio ante equipos batibles dejando demasiado talento en la suplencia, se ha revelado suicida

Francisco Javier Fonfort
07/12/2019

 

"A grandes males, grandes remedios” reza el atinado refrán que en la crítica situación del Espanyol en el torneo liguero, resulta adecuado.

La ventaja, no menor, es la de que todavía resta tiempo para proceder a un auténtico golpe de timón antes de lamentar la tragedia que supondría que el primer equipo masculino se difuminara de la “mejor Liga del mundo”.

En esta columna ya expuse abiertamente mis profundas dudas sobre la dinámica inicial del curso con el reiterado ‘mantra’ del entrenador David Gallego apelando al “proceso” para ir ajustando automatismos y conseguir resultados con una plantilla muy debilitada en un mercado veraniego ejemplar para los ‘economistas’ por el dinero que dejaba en caja.

No ‘compré’ nunca ni los fichajes ni el discurso del citado “proceso” del técnico de Súria viendo las decisiones erráticas y la poca consistencia exhibida por una deslavazada escuadra que acumulaba actuaciones decepcionantes sin orden ni ‘alma’.

Curiosamente, el sustituto de Gallego, un Pablo Machín al que le valoro su trayectoria hasta su llegada al Espanyol, también ha recurrido al susodicho término para mi pasmo más absoluto. Opiné que no creía en el perfil del míster soriano como el más adecuado (tampoco desde el punto de vista motivacional) para remontar el vuelo. Los solo cuatro puntos que ha logrado en siete jornadas así lo avalan.

Machín coincide con Gallego en una gestión de las rotaciones que no comparto. Pasar en días de la titularidad de un jugador a no entrar en una convocatoria tiene sus contraindicaciones a la hora de conseguir regularidad y equilibrio en un equipo. Actuar con tres centrales como propuesta innegociable jugando en tu estadio ante equipos batibles dejando demasiado talento en la suplencia, se ha revelado suicida.

Le afeo, además, el descarnado ataque público a sus jugadores (probablemente merecido en algún caso) tras el grosero 2 a 4 ante Osasuna. Enhorabuena al plantel si lo ha encajado en positivo (así lo verbalizan pesos pesados como David y Diego López o Marc Roca) pero dudo que sea el camino más eficaz (públicamente, insisto) para reactivar a un vestuario.

Machín (ya sabía dónde fichaba) remacha que “quizá nos creemos más de lo que realmente somos”, una sentencia a la que la ejemplar y fiel afición podría replicarle con un “somos nada menos que el Espanyol” con una dignidad, orgullo e historia irrefutables. Mauricio Pochettino, ignominiosamente despedido en la era Collet, podría disertar sobre el particular. Sí, ya sabemos que espera entrenar al Real Madrid o en un club ‘Mega Top’ y que su salario parece inasumible, pero por su espanyolismo, capacidad y carácter sería la solución soñada… junto al fichaje de un goleador.

Las noticias más...