Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

CONTRACRÓNICA

Tiro al pie en su intento por dar el golpe

Parecen mostrar un preocupante síndrome de Estocolmo con lo que les mata; el maldito error individual

Marta Mendoza Marta Mendoza
24/02/2020

 

Impotente, exhausto, hastiado, incrédulo... cualquier adjetivo de este rango que quieran añadirle vale para describir cómo se vio a los jugadores pericos sobre el verde del Nuevo José Zorrilla. Donde acabó gravemente herido por un disparo al pie obra y gracia de David López, con la inestimable ayuda del colegiado, que una vez más se alineó con el rival para perjudicar a un equipo que si ya le cuesta horrores sacar adelante sus partidos, con el rival con uno más, ya lo tiene casi imposible. Como casi imposible se le está poniendo a este Espanyol una salvación que acabará con los nervios de más de uno. Nadie dijo que iba a ser fácil, pero tampoco tan tortuoso un camino plagado de piedras que están provocando demasiados tropiezos y en el que se están perdiendo los de Abelardo. Su equipo está desorientado y no encuentra el norte, el gol. En cambio el error sí lo tiene bien localizado. De hecho cualquiera diría que lo persigue un partido tras otro. De locos. Parecen mostrar un preocupante síndrome de Estocolmo con lo que les mata; el maldito error individual.

Hay formas y formas de perder, pero como ante el Valladolid es imperdonable. David, uno de los líderes del equipo, no puede hipotecar así un partido. No. Y otro de los que están para asumir galones, Diego López, en esta ocasión también puso su granito de arena para que todo acabara siendo un desastre y la nave perica se acercara un poco más al abismo. Un sin sentido. Como todo lo que rodea a este equipo desde el primer día.

Ni golpe ni nada
Se cumplían ayer 39 años del golpe de estado de 1981. Y dar el golpe es precisamente lo que también pretendía el cuadro perico, aunque como en el caso de Tejero, el intento fue fallido. Quería meter el Espanyol al Pucela en la lucha por el descenso, pero ni por asomo. Quedarse con uno menos hipotecó las posibilidades de los del ‘Pitu’, pero la realidad es que hasta el minuto 25 el equipo había sido estéril en cuanto a producción ofensiva se refiere. Ni con 11 contra 11 mostraron signos de la necesidad imperante. No supieron que hacer. La careta que escogieron para su particular rúa en Valladolid fue siniestra y sin gracia alguna. Ni asustar a su rival lograron. Nada raro teniendo en cuenta el poco mordiente de una delantera que, guste o no, y por mucho que lo intente, sin R.D.T. tiene un problema importante y queda en evidencia que lo de Sevilla, como en su día lo fue en el derbi, es un espejismo. Cuando parece que el equipo quiere y puedo, nuevo batacazo y vuelta a empezar. El problema es que tras tantas caídas las heridas empiezan a ser graves y las fuerzas para volver a ponerse de pie bastante menores.

Muerto y rematado en una semana
El desastre no solo fue el resultado cosechado en Pucela. Fue que el jueves se reservaron jugadores y se tiró la Europa League para luego hacer esto en la competición en la que sí te va la vida. Semana negra, infame. Nueva dosis de realidad. Si el equipo es colista no es por casualidad. El Valladolid, sin ánimo de desmerecer a nadie, les ha ganado los dos partidos. No hay más preguntas señoría. De ahí a que de poco sirva algún fogonazo como el del punto en Sevilla. Cuando hay que cumplir es ante los de ‘tu liga’. Y si ni con ellos puedes, miedo. La situación, por mucho que haya margen de maniobra y se quiera ser optimista, es grave. Nadie se rinden, todos van haciendo y mientras el Espanyol se sigue dejando puntos y la salvación se aleja hasta las cinco puntos. Cuidado, porque ya se le empiezan a ver las orejas al lobo y el objetivo que tan factible parecía con el último cambio en el banquillo, se está tornando en algo cada vez más milagroso. Estas actuaciones, a estas alturas ya son imperdonables.

Las noticias más...