Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

OPINIÓN ORIOL VIDAL

Time Machín

Ahora, mano firme de una vez y a enderezarlo todo, aunque tocado queda, y no poco, Perarnau

Oriol Vidal Oriol Vidal
07/10/2019

 

Ya cuadran, por desgracia clasificatoria, la urgencia y los tiempos de Chen. Hasta en la China ya saben que la felicidad perica es efímera y que el gozo ruso degenera al poco en tremendo sopapo balear. Ahora, Time Machín: la hora de Machín... y la máquina del tiempo para volver a junio e intentar acertar. Servidor no lo veía ni lo ve claro como proyecto, porque es un técnico que, a la larga, quema... pero, en fin, peores son las brasas clasificatorias del momento. Sacudida: ya.

Plus en Europa y encogidos en liga, requiere este grupo una lógica nueva en la que crea todo el RCDE. Nadie es profeta en su tierra, y aún menos en el Espanyol. Y un tipo ajeno al club y a sus camarillas como Machín (Javi Gracia resulta caro) traerá hambre y espíritu de revancha. Bien, todo esto, sobre el papel, porque siempre llueven los ofrecimientos a clubes en crisis y ejercer de entrenador perico apetece más que serlo del Leganés. A ver esas últimas tentaciones, que giros más raros se han visto y sin necesidad de teleconferencias.

Rescatemos esto. No ha de ser tan difícil. Las líneas ya estaban trazadas. Este Espanyol se rige a partir de un centro del campo asociativo y con los mejores, pendiente de lo suyo más que de asustarse ante un recién ascendido. Cualquier laguna que hayan tenido Darder o Melendo es nada frente al grado de desequilibrio y clarividencia que atesoran. Mezclen a los buenos, a los que hacen suya la posesión en campo contrario. Con combinación y buenos asistentes, este equipo no solo logrará tirar a puerta (oh), sino que incluso (pásmense) marcará goles.

La semana de cine tras la revolución proletaria en Moscú ha acabado horrenda. Sin rotaciones y sin riesgo ante el Mallorca, el Phoenix no remontó el vuelo y Gallego se quedó sin Jocker salvador en su partida contra todos. La fortuna y la ilusión pericas se han escurrido entre los dedos de forma inexorable y a ritmo de funeral. Ahora, mano firme de una vez y a enderezarlo todo, aunque tocado queda, y no poco, Perarnau. El tapete, no hace mucho, veía a un Espanyol ganador que se la jugaba sin necesidad de aspavientos ni de derrochar rencores. Es triste, duele y desencaja tanto el ánimo como la economía, pero toca otra apuesta.

Las noticias más...