Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Selecciona la edición que deseas consultar:

 

OPINIÓN JORDI LUENGO

Lo tengo claro, aplaudiré a Gerard

Gerard Moreno, el último ídolo del espanyolismo, regresa a casa por primera vez

Jordi Luengo Jordi Luengo
07/10/2018

 

El partido ante el Villarreal sera especial por varios motivos. Para empezar, el equipo tiene una gran oportunidad para consolidarse en lo alto de la tabla y la afición para que el RCDE Stadium presente una buena entrada. Pero hay más. Lo será porque Gerard Moreno, el último ídolo del espanyolismo, regresa a casa por primera vez. Y digo casa porque este es su hogar. Gerard ha sido, es y será uno de los nuestros. Pero el fútbol ha cambiado totalmente y un club como el Villarreal, con muchísima menos historia que el Espanyol pero que en los últimos tiempos ha sabido hacer mejor las cosas, pagó su cláusula de rescisión. Y esto me duele mucho.

Gerard es un chaval humilde que soñaba con triunfar con la blanquiazul. Y lo consiguió, aunque a todos nos hubiera encantado que el recorrido del ‘heredero’ hubiera sido mucho más largo. Estaba llamado a hacer historia en nuestro club. Como cualquier perico de cuna, no soportaba el menosprecio hacia el Espanyol y lo defendió tanto en el campo como fuera de él. Creo que todos los pericos nos sentimos representados por él durante la última temporada. Estos días previos a su vuelta, no paran de venirme dos imágenes a la mente: la primera la de ese recogepelotas en Montjuïc que aparece con Tamudo y la segunda mucho más reciente, como respondió a Piqué. Todos nos sentimos orgullosos de él. Y eso no se olvida. Pocos lo hacen. Era el auténtico líder.

Por todo esto y muchos motivos más, al igual que la mayoría (la encuesta de La Grada habla de que el 70% le aplaudirá) le recibiré con aplausos. Podría llegar a entender que alguien no quiera hacerlo, pero nunca comprendería que se le pudiera llegar a silbar. Le aplaudiré con ganas igual que hice con Lauridsen cuando volvió con el Málaga, Canito, con el Betis, Sergio, con el Depor, Tamudo, con la Real, Luis García, con el Zaragoza... Y, además, le aplaudiré con la esperanza y el deseo que algún día vuelva a defender la blanquiazul.

Las noticias más...