Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

CONTRACRÓNICA

Stuani, persona 'non grata'

En 450 minutos el Espanyol solo había encajado un gol en Cornellà, pero Stuani solo necesitó seis minutos para firmar dos

Marta Mendoza Marta Mendoza
27/11/2018

 

Cualquiera diría que Stuani jugó en el Espanyol… Con eso no quiero decir que por ello no pueda marcarle a su exequipo, pero sí comportarse como un señor. Y es que me hace gracia ver como ante el Levante no celebró el gol por respeto a su exafición mientras que ayer en Cornellà el uruguayo estuvo desatado en este aspecto, pues incluso festejó mirando a la grada. Pero lo peor de todo es que este futbolista logró lo que no había hecho nadie, y es marcar dos tantos en el RCDE Stadium en cuestión de dos minutos. Corría el minuto seis cuando ya se habían encajado más goles que en 450 minutos, pues solo el Villarreal había batido una de las porterías del feudo perico. Sin duda, el delantero del Girona nos dejó, permítanmelo, con cara de gilipollas y cabreados. De un plumazo se había cargado toda la mágica de Cornellà, un fortín hasta el momento.

Marrullero
Todo el mundo sabe cómo es Stuani: letal con la cabeza, con un punto marrullero y que siempre utiliza los brazos para ganar la batalla. Pero pese a ello, en el Espanyol cayeron de lleno en su trampa. Les desquició y mucho. Fue un auténtico dolor de cabeza, pues todo lo que tocó era peligro, pero quién sí acabó, lo diré finamente, hasta el gorro de él fue David López. Y no fue para menos. Pues si la temporada pasada ya le rompió la nariz de un codazo, ayer más de lo mismo. Pugna por un balón aéreo, codo a pasear del delantero del Girona y el de Sant Cugat sangrando en el suelo también de la nariz. Una acción que calentó del todo este duelo de gran rivalidad pese a ser muy reciente la presencia de los gerundenses en la máxima categoría.

Es curioso como un jugador puede pasar de héroe a villano de un plumazo, y eso es lo que consiguió el uruguayo, que se fue de la entidad blanquiazul con la afición enamorada de él por todo lo que había dado en el verde, pero ayer, tras su actuación, fue despedido, cuando fue sustituido, con una sonora pitada. Él respondió con aplausos.

Saltaron chispas y el Espanyol entró a ello perdiendo de vista así lo que realmente importaba, un partido en el que iban a remolque y en el que mostraron todas las carencias que hasta ahora no habían aflorado. Especialmente atrás más allá de Vitoria. Se les vio nerviosos y precipitados, aunque es verdad que gozaron de varias ocasiones, pero entre Bono y la mala fortuna no lograron arreglar la situación.
Y por si no hubiera suficiente, Stuani no fue la única pesadilla para los pericos. Otro que irrumpió con fuerza fue Bono, que una vez tras otra abortaba las mejores intentonas del Espanyol.

Está claro que un día u otro debíamos despertar de este sueño que estábamos viviendo con este Espanyol, pero que quieren que les diga, no esperaba hacerlo de esta manera y mucho menos ante este rival. La buena dinámica se acabó y con un buen castañazo ante el único equipo que sigue invicto a domicilio. La losa del mal arranque fue demasiado pesada y el conjunto de Rubi no supo sacudirse los nervios y encontrar el camino del gol. Por lo que la imbatibilidad en casa se esfumó de un plumazo. Fue bonito mientras duró.

Quién sino, el ‘Panda’, le puso emoción al partido e incluso nos hizo creer, pero el subidón duró poco y el segundo se resistió. Javi López lo tuvo, pero inexplicablemente marró. Sin duda no era el día del Espanyol de cara a puerta. Pero lo peor de todo es que tampoco en defensa, algo bien extraño, pues precisamente la solidez atrás es uno de los principales pilares de este Espanyol. Y a todo esto, en un nuevo error perico, Doumbia acabó de sentenciar a la contra marcando el tercer y definitivo gol de un partido para olvidar. Así que ahora la revancha en el próximo partido ante el Girona en casa será doble, pues ayer no pudieron vengar la derrota del pasado curso.

Las noticias más...