Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

OPINIÓN DE JORDI LUENGO

Soñando con esos 50.700 pericos en la grada el día del Murcia

La situación del equipo propicia que la afición deba volver a tirar del carro. No queda otra. Nos jugamos mucho.

Jordi Luengo Jordi Luengo
19/11/2019

 

Llegó la hora de la verdad. Y en esta ocasión mucho antes que otras veces. La situación del equipo propicia que la afición deba volver a tirar del carro. No queda otra. Nos jugamos mucho. Los dos partidos en el RCDE Stadium ante Getafe y Osasuna se presentan trascendentales para el devenir del campeonato. Son un todo o nada. Empezar a ver la luz al final del túnel o complicarse todavía más la vida. Hay mucho en juego y hasta enero el equipo no tendrá ningún refuerzo.

Así que mientras esperamos la llegada de alguna cara nueva para potenciar el equipo, después de que el presidente Chen Yansheng diera el ok para buscar refuerzos tras la visita de Òscar Perarnau y Roger Guasch, los primeros refuerzos han de salir desde la grada. La afición ha de volver a ser ese jugador número 12 que asuma responsabilidades cuando el equipo se atasca y que lo lleve en volandas en busca de una victoria vital para seguir creyendo en la salvación. Y tras la Gala de Penyes celebrada ayer, tengo más claro que nunca que no fallará y volverá a jugar un papel decisivo para revertir esta situación.

Hablando esta semana con Luis Fernández, que logró la salvación en una temporada en la que nadie daba un duro por el equipo en Navidades, me han venido a la mente las imágenes de ese inolvidable partido contra el Murcia en el que con los goles de Raúl Tamudo y Alberto Lopo evitaron el desastre.
Montjuïc ese día presentó, seguramente, la mejor entrada junto a la de la ceremonia del Centenario. Los 50.700 pericos que llenaron las gradas y respondieron a la llamada de urgencia que realizó la entidad demostraron que con un ambiente así todo es posible. Pero la hinchada blanquiazul, consciente de lo que había en juego ya estaba respondiendo desde jornadas atrás. A medida que se acercaba el final de campeonato, más pericos se sumaban a la causa en busca de un reto muy complicado. Cada vez más empezábamos a creer. Y los resultados en casa, en los que el equipo notó positivamente el aliento de sus seguidores, fueron decisivos para que el Espanyol siguiera en Primera. Si ante el Murcia (2-0) fueron 50.700, dos semanas antes, contra el Deportivo (2-0) 40.300 pericos estuvieron alentando en las gradas y otras dos jornadas atrás, contra el Atlético de Madrid (3-1), 34.200 espanyolistas empujaron al equipo.

Los de Luis Fernández ganaron sus últimos tres partidos en Montjuïc, logrando 13 de los 15 puntos disputados de local en la recta final. Y la afición demostró que los partidos no solo se ganan desde el campo. En esa recta final dejaron claro que si están al lado del equipo, siempre es más fácil ganar en casa. Fueron un elemento clave para que el Espanyol saliera de una dinámica complicada como también lo fueron en ese inolvidable partido contra la Real Sociedad con gol de Coro y Lotina en el banquillo; en el primer año de Pochettino como entrenador y lo serán en esta temporada con Machín de técnico. El futuro está en juego y nadie puede fallar. Confiemos.

What do you want to do ?
New mail
What do you want to do ?
New mail

Las noticias más...