Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

OPINIÓN DE JORDI LUENGO

Solo con Raúl de Tomás no es suficiente

A falta de esos ansiados refuerzos, el mejor fichaje de enero, junto a De Tomás, está siendo la afición

Jordi Luengo Jordi Luengo
19/01/2020

 

Todos esperábamos que para el encuentro ante el Villarreal hubiera llegado algún refuerzo más. Pero no ha sido posible. Incorporar a las primeras opciones está siendo complicado, ya que sus clubes de origen no están por la labor de facilitarles la salida. Habrá que seguir esperando unos días más para acabar de reforzar una plantilla que pueda afrontar con garantías la segunda vuelta de la temporada y tener opciones de salvarse. Con la llegada de Raúl de Tomás todo se ve con más optimismo. Su llegada ha sido todo un bombazo. Es un fichaje bestial que ha causado un gran impacto y debe aportar mucho al club esta temporada y en las siguientes.

El Espanyol necesita gol y él lo tiene. Lo ha demostrado siempre. Pero, el madrileño, por sí solo, no puede cambiar la dinámica del equipo. Con él no basta. Y es la pura verdad. Una verdad palmaria. No hay jugador en el mundo capaz de poder ganar él solo un partido. Necesita de sus compañeros y cuerpo técnico, ya que el fútbol es un deporte colectivo. Las individualidades son importantes, pero el bloque está por encima de todo. Aunque el grupo debe ser de garantías absolutas. Y por eso, la plantilla de Abelardo necesita alguna cara nueva más y, sobre todo, que los jugadores importantes de la plantilla recuperen su mejor nivel.

Con la llegada de Raúl de Tomás el club ha lanzado un mensaje ambicioso, al hacer frente a la adquisición más cara de su historia, y la afición, con la respuesta que está dando de cara al desplazamiento de Villarreal, recoge el guante. Cree que es posible conseguir la salvación. Dos recados que dejan muy claro que en el Espanyol nadie se rinde. Que la unión será clave para revertir esta complicada situación. Y que si todos vamos de la mano será más fácil.

No quiero imaginarme que no llegue ningún refuerzo más, pero si, por los motivos que sea, no llegan, esperemos a criticar a que acabe la temporada. Los pitidos no servirán de nada y lo que se necesitará es estar aún más con el equipo. Sin ir más lejos, en la última salvación milagrosa, la de la temporada 2008-09 con Mauricio Pochettino, con el equipo a cinco puntos de la salvación tras la primera vuelta, solo llegó un refuerzo durante el mercado de invierno. Y encima venía de Segunda División. Llegó Iván Alonso. Y con su carácter y cinco goles, se convirtió en el segundo realizador del equipo, ayudó a que el equipo reaccionara. Él sumó y fue importante, pero su llegada no hubiera servido de nada si el resto del equipo no se hubiera puesto las pilas. Todos entendieron que ‘tots junts podem’. Y ahora hay que repetir la historia.

A falta de esos ansiados refuerzos, el mejor fichaje de enero, junto a De Tomás, está siendo la afición. Su actuación en el derbi propició que en el RCDE Stadium se viviera el ambiente de las mejores galas. Y lo de este fin de semana no tiene nombre. A falta de una cifra oficial, unos 3.000 pericos se desplazarán a Villarreal. Si hay algún equipo capaz de esto que levante la mano.

Las noticias más...