Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

OPINIÓN QUIQUE IGLESIAS

Siete victorias para redimir pecados

Señores, tiene ustedes una segunda oportunidad para enderezar el rumbo

Quique Iglesias Quique Iglesias
08/06/2020

 

Una semana. Once partidos por delante en el que casi solamente vale ganar siete para tener certezas de salvación. Con la lógica en la mano parece inabordable. Con el estilo de Liga que nos queda, sin gente y sin jurisprudencia sobre la competición que estamos a punto de arrancar, quién sabe. Abelardo Fernández considera con razón que la primera semana de tres partidos va a marcar el devenir del Espanyol, tanto para lo bueno como para lo malo (Alavés, en Getafe y Levante). Así que es de esperar que las opiniones del vestuario que hemos escuchado en las últimas fechas se hagan realidad. “Hemos tomado conciencia de nuestra responsabilidad”, dijo Víctor Sánchez. El capitán lleva ya aquí suficiente tiempo como para tomar en valor el momento que está viviendo el club: dramático. Y en parte es, y lo saben, por culpa de un nivel futbolístico deficiente por norma general.

Así que desde que pite el árbitro el inicio del partido ante el Alavés, la única mentalidad debe ser la de pasar por encima de cualquier rival, al que sea. No vale otra que ganar siete de los 11 partidos. Y con el calendario en la mano… Cornellà-El Prat, ese césped a falta de afición, tiene que hacerse fuerte. Porque la gran mayoría de los rivales que lo pisarán pueden sentirse ya salvados llegada la hora. Sin ir más lejos, el Alavés, o el Levante, el Éibar… ¿Celta? Cierto es que la ‘expertise’ que estamos tomando del retorno de la Bundesliga nos apunta que es más difícil ganar en casa que encontrar una mesa libre en Barcelona por esta fechas, que ya es decir.

Regresa la Liga en la que los astros se han ido alineando para que el fútbol salve el cuello. Se repartirán los dineros de la mejor forma posible, los pobres serán más pobres y los ricos, ricos son. Y serán. Es como la metáfora del soldado Ryan. Fueron a salvar al soldado y al final cayeron todos en el intento. Menos Ryan. A ver si de estas, el fútbol queda tan tocado que solo puedan sobrevivir los tres o cuatro grandes. ¿Contra quién jugará entonces? ¿A qué nivel? Pero esta es una guerra perdida. Confiemos en que la suerte y el acierto hayan hecho borrón y cuenta nueva en estos tres meses sin fútbol ni nada que se le parezca. Hasta el fatídico mediodía de Pamplona, el suspenso era general, añadiéndole al desastre la decisión de ir mal y tarde a hacer el paripé a Torremirona. Señores, tiene ustedes una segunda oportunidad para enderezar el rumbo. Y sería una pena que esta nueva La Grada a la que doy las gracias por seguir confiando en mí tenga que echar a andar con el equipo y sus responsables en Segunda División 27 años después.

What do you want to do ?
New mail