Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

OPINIÓN DE ORIOL VIDAL

El salto imposible

Otro pretendido salto a las plazas ilusionantes que acaba en fiasco

Oriol Vidal Oriol Vidal
18/03/2019

 

Quejío de los grandes, sin Melendo y sin arrojo. Rubi quiso ganar desde la pizarra y  cálculo un partido que demandaba locura y asalto: justo eso que ha ido perdiendo el Espanyol con el paso de las jornadas. Un penalti innecesario de Hermoso dio al traste con su plan y ya a contracorriente, y a pesar de la entrada del genio de Sadrià, ya nada salió bien. Otro pretendido salto a las plazas ilusionantes que acaba en fiasco. Otro golpetazo de realidad de un Espanyol que se contempló siempre demasiado terrenal. Error: Caparrós no perdona las (auto)limitaciones.

Dolió todo porque asistimos al regreso del mejor Roca y pocos lo acompañaron. Y dolió porque volvimos a ver un Espanyol fiable en defensa, con un Naldo impertérrito. Volaron los tres puntos de la ilusión, los que hacían magnífico el punto de San Mamés y los que hubieran coronado un fin de semana espectacular, con las victorias del filial de David Gallego en el Mini y del Femenino ante el Sevilla. Ya se sabe: la felicidad nunca puede ser completa en la casa del perico, que encima perdió a Darder y se lió de nuevo a un fustigamiento que ríanse ustedes de la Semana Santa sevillana. El quiero y no puedo, ese círculo vicioso que maniata al club.

Un RCDE que, ojo, puede entrar de lleno en un erorr mayúsculo. Dar por finiquitado este curso tan peligroso como inadmisible, con 30 puntos por delante. Primero, porque calendario en mano todo se puede complicar y no nos pondremos agoreros.Y segundo, porque para verle la gracia a este proyecto no queda otra que mostrar colmillo y sumar botín incluso donde la lógica te dice rotundamente que no. La situación se corresponde con la inversión y las previsiones a principio de curso. Pero tras la operación Wu Lei y la llegada de Ferreyra, ¿mantiene Mr. Chen el listón donde suele, en ese “anar trampejant” tan perico en la última década?. Ahí está el quid del asunto. El propietario ha invertido y exigirá alguna traducción en los resultados.

Mr. Chen, Perarnau y Rufete deben emitir señales en esta recta final. ¿Les vale ese Espanyol llevado por la inercia? ¿Les vale un equipo superado, como ayer, por golpes de rabia y pasión? Rubi, en especial en stiuación cómoda, debe ser el de principio de curso. Esa creencia en lo imposible, en su búsqueda, alimentó los sueños de toda una afición y solo a partir de esa fe podrá reenganchar del todo a los futbolistas y a unos seguidores desorientados tras tantos momentazos frustrados, a veces ya desde el pitido inicial. Si tienes a Melendo, hay que salir a liarla. Receta básica para los 30 puntos que vienen.

Las noticias más...