Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

OPINIÓN ORIOL VIDAL

Rubi Club Deportiu Espanyol

Los más creyentes vaticinamos que Rubi traería un cambio cultural, pero lo suyo está siendo una revolución total

Oriol Vidal Oriol Vidal
19/11/2018

 

Sostiene Rubi que el fútbol le ha apartado de la agencia de viajes de sus padres, pero yo no estaría tan seguro. El técnico ha embarcado al Espanyol en una epopeya fascinante, con las mejores vistas y la aventura puede ir para largo, porque ninguno de los tripulantes parece ver un horizonte cercano. Los más creyentes vaticinamos que Rubi traería un cambio cultural, pero lo suyo está siendo una revolución total. Una promesa de metamorfosis de todo el RCDE en que el resto del club debe acompañarle.

Le creen los jugadores. Lo advertimos con el darderismo y la epidemia ha sido general. Borja Iglesias, en pleno boom mediático, afirma con esa naturalidad tan suya y tan bestial que “no hay techo ni límites”. El ‘Panda’ deja huella, pero es que cualquiera que sale a hablar se apunta al bombardeo. Hasta Hernán rescata su promesa de Champions, aún más lejana que la de Mr. Chen, lo cual era mucho prometer. Y es que este grupo desinhibido, lejos de salir derrotado del Pizjuán, ha visto que puede dar la cara ante cualquiera. Y lo mejor: sin renunciar a esta propuesta que hace lo nunca visto: que gente de todo pelaje se siente ante la tele “a ver jugar al Espanyol”.

Llega la propuesta de Rubi al Consejo? Me atrevo a decir que sí, que va calando. La dirección deportiva se ha cargado de razones con la elección del técnico y ahora se ven claros los frutos de un buen plan: el éxito deportivo viene acompañado de repercusión mediática, de futbolistas internacionales y de ofertas por ellos en consonancia. El círculo virtuoso. Solo falta más público en el estadio (esa utopía en las condiciones del verano pasado) para que todos se convenzan de que Rubi ha encontrado la gallina de los huevos de oro. Y los partidos contra Girona, Barça y Betis deben ayudar. Si el rubismo inundara el palco, un gran RCDE podría nacer.

Y la pericada, al margen de disfrutar, entiende este momento, quizá El Momento? Pues, por un lado, la ilusión reinante nos dice que sí, pero hay tics aún del pasado que no se corresponden con la realidad actual. Ejemplos: seguir a la búsqueda de un jugador que pueda llevarse todos los golpes en caso de derrota; quejarse de los medios que ahora prestan atención al club porque antes no lo hacían; buscar una rivalidad insana contra clubs de estatus muy menor al perico; o ver aún con sospecha todos los focos que ahora alumbran a la entidad. Amigos y amigas, en la ola buena se disfruta de la adrenalina disparada y uno deja aniquilar los malos recuerdos. Cómo se puede perder el tiempo con lo que queda atrás, cuando Rubi y los suyos solo piensan en ir hacia adelante. Disfruten de la fiesta y no se quejen el día que toque acelgas entre tanto caviar.