Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Selecciona la edición que deseas consultar:

 

OPINIÓN DE ORIOL VIDAL

Reventa sin reventar

La reventa soñada por Chen, sin querer palmar excesiva inversión, es complicada

Oriol Vidal Oriol Vidal
10/09/2018

 

Rumores de venta del club de nuevo, si es que alguna vez se disiparon. Chen, pese a pseudodesmentidos con la boca pequeña, tiene al club en el escaparate y el desfile de pretendientes sigue: donde antes eran dos magnates americanos y un marroquí, ahora se nombra a un grupo mexicano y a un aspirante árabe. El mercado especulativo del fútbol (el peor) no para de menear la cola al acecho del Espanyol... pero la reventa soñada por Chen, sin querer palmar excesiva inversión, es complicada.

La renovación de David López supuso un airbag a la rebaja draconiana del proyecto. Chen, efectivamente, no es tonto, y los riesgos de un descenso podrían poner al límite tanto las opciones de un saneamiento progresivo como el traspaso del negocio con unos mínimos satisfactorios. Otra cosa, en cambio, ha sido dotar de atractivo la marca Espanyol, con esas políticas de renovación contrarias a unas gradas pobladas de apetecibles clientes para posibles patrocinadores o inversores. Ahí seguimos sin entender la jugada se mire como se mire, porque una autodepreciación semejante no compensa los eurillos que se puedan arañar. Y más para acabar con las promociones de entradas a las primeras de cambio. Digo yo que eso no resistirá la más mínima auditoría que haga cualquier ofertante a la “compañía”, como le gusta decir a Chen. “Compañía” sin acompañantes, más allá de la familia adicta al “a pesar de todo”.

A todos esos pericos incombustibles, entregados a la causa y que incluso se lían a montar secciones y sueños de expansión (qué osadía, oye) entiende Rubi que hay que premiarlos. Un tipo con ganas de revalorizar el club y la identificación con él y su orgullo, que al final es la fórmula más evidente de hacer funcionar un negocio. Esperemos que haya contagio, ya sea con Chen o con el valiente que aquí se asome. Y oigan, no tan valiente: porque el club no es hoy potente pero tiene todas las potencialidades. Falta, eso sí, un Rubi de los despachos que empiece a tocar resortes y active el mundo perico, con perspectiva y hambre. Un Vilà Reyes todo atrevimiento, antes que el fútbol de élite viva una crisis propicia solo para los más fuertes.

Las noticias más...