Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

OPINIÓN JORDI LUENGO

Respeten al Espanyol

Criminalizar a una afición que siempre tiene un comportamiento ejemplar me parece una tremenda injusticia

Jordi Luengo Jordi Luengo
03/02/2020

 

Respect. Esta es la palabra que lucen los equipos que juegan competición europea en la manga izquierda de su camiseta. Y precisamente esos medios de comunicación que están más acostumbrados a ver a sus equipos luciendo ese logo, son los que menos respeto han tenido hacia el Espanyol. El espanyolismo está recibiendo descomunales ataques desde el pasado sábado, cuando Iñaki Williams denunció algún insulto racista de una minoría en el RCDE Stadium, que ya ha sido identificada por el club.

Evidentemente no comparto esos insultos, pero aún menos la manera como se está tratando a la afición perica. Estos días nos hemos cansado de escuchar y leer el titular ‘cánticos racistas en el campo del Espanyol’. ¡Qué gran mentira! Fueron 12 aficionados, que el club ya ha identificado, ante más de 27.000 hinchas que tuvieron un comportamiento ejemplar durante los 90 minutos del partido. Criminalizar a una afición que siempre tiene un comportamiento ejemplar me parece una tremenda injusticia. El Espanyol rápidamente expresó a través de un comunicado su condena a cualquier muestra de racismo. Pidió perdón, algo que aún no se le ha escuchado al delantero bilbaíno que insultó a la afición perica con un claro “hijos de puta”.

Si el comportamiento de esos 12 personajes es lamentable, también lo está siendo el tratamiento informativo de este hecho. Muchos consideran que lo negativo y polémico vende más, siempre que no se refiera a tu equipo. Me parece increíble que los que no elogiaron el comportamiento de los 3.000 espanyolistas desplazados a La Cerámica y que han preferido no hablar demasiado de la brutal pelea entre Boixos Nois y Yomus, sean los que más hayan menospreciado a la hinchada blanquiazul.

La mayoría que está opinando, seguramente, no estuvo en el campo. Los que estuvimos no escuchamos esos insultos. Fue más que minoritario y nadie lo secundó. Muchos hablan sin saber. La prueba más evidente es cómo alguien se atreve a decir que si fuera Williams se hubiera marchado ya en el minuto 2. Lamentable culé Barceló. ¿Qué pasó en ese minuto? Un comportamiento informativo muy distinto al de la periodista Cristina Cubero que defendió a los pericos y pidió la misma dureza cuando estos cánticos se escuchen en el Bernabéu o el Camp Nou.

En nuestro campo no caben los insultos racistas. Ni tampoco en el fútbol ni en la sociedad. Pero, por desgracia, costará acabar con este grave problema. Sin ir más lejos, este pasado miércoles en La Romareda, durante el partido de Copa, volvieron a escucharse. Y nadie ha dicho nada. El Espanyol actuó rápidamente para solucionar el incidente; un problema, señores de LaLiga, que no es de los clubes, sino de una sociedad a la que le falta educación. Como también le ha faltado a alguno durante esta semana criticando a nuestra centenaria afición. Por favor, respeten al Espanyol, aunque les cueste.

What do you want to do ?
New mail
Las noticias más...