Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

OPINIÓN ORIOL VIDAL

R.D.T. lidera la gran evasión

Si los de Abelardo rascan y cavan sin desmayo para ampliar el resquicio de luz (ante Osasuna y Alavés no queda otra cosa que ganar), este Espanyol puede salir de su prisión

Oriol Vidal Oriol Vidal
02/03/2020

 

Reduzcamos la cuestión a lo básico: que el Espanyol escape de su particular “Cadena perpetua” depende de las veces que halle a De Tomás. Un tipo tan intrépido como colosal resulta como delantero, capaz de agrietar el muro cholista y, sobre todo, de derribar los miedos pericos, cosa que aún parece superior hazaña. Tanto su pinta icónica como la pose de héroe no son impostura, sino tan solo el eco de una convicción. Si los de Abelardo rascan y cavan sin desmayo para ampliar el resquicio de luz (ante Osasuna y Alavés no queda otra cosa que ganar), este Espanyol puede salir de su prisión.

Sin Roca ni David López, el Pitu igualó al Atleti con un partido cholista: un juego de simetrías posible por el liderazgo de Cabrera y Bernardo ante la excesiva frontalidad visitante y por el buen tono competitivo general. Destacaron los tantas veces señalados Javi López y Víctor Sánchez, en una de sus mejores actuaciones de los últimos años. Entre Oblak y el travesaño privaron a Víctor del golazo de la jornada: un 2-0 antes del descanso que hubiera sido oro. Pero pese al resurgimiento general, el equipo toleró un voleón de Saúl en la reanudación (rechace al centro y nadie en la frontal, otra vez) que dejó la tarde del “No Surrender” en una declaración pendiente de confirmarse.

Dudas las hay, desde luego, porque el único plan posible con Abelardo exige mucho y contranatura a demasiadas piezas. Se pudo ver con la entrada de Melendo y Calleri por Iturraspe y Wu: una doble sustitución de ambición irreprochable, pero con escaso efecto, obligado el de Sant Adrià y el equipo a tapar mucho y exigido a la vez por ese intento constante de transiciones rápidas. Si el Espanyol es capaz de modularse algo y generar más, encontrará el aire. Porque si tienes a un depredador como R.D.T., lo mínimo es surtirle de al menos tres o cuatro balones en el área para que resuelva. El gozo pasa por el sacrificio general y las florituras descoyantes de Raúl, como ese doble caño asombroso y de puro escapismo entre tanto rechinar de dientes.

Titánica va a tener que ser la gesta, como vaticinamos, y más con los arbitrajes y los VARes, qué lugares. Ni ven lo que favorece al Espanyol (la segunda amarilla de Felipe, las guarradas de Costa, el agarrón a Wu) ni el equipo se esfuerza en hacerlas ver metiendo algo de presión al colegiado. Cabrera, que viene del Geta, tendrá que seguir impartiendo su máster en el vestuario. Mientras tanto, esperanzas y mil gracias a los azulones en Mallorca. Ese gol de Maksimovic debe robustecer la dentellada perica ante el gran reto de poder contarlo.

What do you want to do ?
New mail
Las noticias más...