Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

OPINIÓN DE MARTA MENDOZA

¿Que estamos mal?

Yo confío y, si me permiten, solo les pediría un poco de cordura. Este Espanyol se merece un voto de confianza

Marta Mendoza Marta Mendoza
20/01/2019

 

Sinceramente, me hace gracia, y a la vez no negaré que también me da un poco de coraje, escuchar y leer a un buen número de agoreros con la situación del Espanyol por su marcha en el campeonato liguero. Gente que pasa de subirse al carro a tirarse de él con solo un partido de diferencia. Sabemos que la masa social perica y todo lo que la rodea es un tanto bipolar, pero es surrealista que se llegue a hablar de situación delicada o desesperante. Pues el equipo es décimo en la tabla, tiene las posiciones europeas a tiro enlazando otra buena racha y se ha plantado en cuartos de final de la Copa del Rey. No vamos tan mal. Así que solo puedo decir que ¡viva la desesperación entonces!
Cada uno es libre de decir y pensar lo que quiera, pero hay cosas que son innegables. Que el equipo no es el del inicio está clarísimo, pero que se dude de Rubi, del proyecto y del equipo, ¡por ahí no paso! El fútbol son estados de ánimo, rachas... Y ahora más que nunca es cuando hay que arrimar el hombre y creer en vez de incendiarlo todo. Pues después de mucho tiempo, podemos volver a sacar pecho y con fundamentos. El capitán del barco es perico. Tiene una idea de juego muy clara y el vestuario está a muerte con él. Sabe lo que hace y está sentando las bases de un futuro que, ojalá, de una vez por todas sea prometedor. A todo esto hay que añadir que Rubi, un tipo que sabe muy bien cómo van las cosas en Can Perico, confía en la gente de la casa. Y un claro ejemplo de ello es que en la vuelta copera de este jueves ante el Villarreal, hasta 10 jugadores formados en la casa participaron en el triunfo. Siete de ellos jugando de inicio y tres saliendo más tarde de refresco. Así que, por favor, no me hablen de problemas cuando volvemos a ser un referente en este aspecto.
Y por si eso no fuera suficiente, en nuestras filas tenemos a una de las sensaciones de la LaLiga Santander, Borja Iglesias. Un delantero que partido tras partido ha justificado por qué es el fichaje más caro de la historia del Espanyol tirando del carro con goles -ya lleva nada menos que once- que valen su peso en oro. Su rendimiento no ha pasado inadvertido y ya son varios equipos los que tienen anotado su nombre en la agenda.
¿Qué más quieren? Obviamente a mí también me gustaría que el bache que llevamos en la competición regular no fuera tan longevo y estar en las posiciones delanteras, pero como bien saben, en esta vida no se puede tener todo. Así que como decimos aquí, ‘tranquilitat i bons aliments’. Confiemos en el míster y en los jugadores, porque queda mucho por delante y puede haber sorpresas. Ya que si fueron capaces de maravillar a propios y extraños en las primeras jornadas, ¿por qué no van a poder volver a hacerlo y darnos una gran alegría?
Yo confío y, si me permiten, solo les pediría un poco de cordura. Este Espanyol se merece un voto de confianza.