Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

CONTRACRÓNICA

Punto en un choque ‘diabólico’

Acabaron fundidos tras una dura batalla de estética fea, pero de máxima efectividad. Se sacó petróleo con poco, el fútbol tiene estas cosas

Marta Mendoza Marta Mendoza
09/03/2019

 

Chuky, el muñeco diabólico. Ese es el título de la película ante el Athletic. Primero por el gol de Ferreyra y luego por el feo final en Bilbao, aunque no puedo evitar poner eso de “se veía a venir” y por el feo juego perico. Pero no miento si digo que podría haber sido mucho más diabólico. Al Espanyol le fue de muy poco poder rascar algo.

Chucky era un muñeco que fue poseído por medio de magia vudú y ayer en San Mamés, el culpable de poseer a toda la pericada tras finalizar una magnífica jugada de forma exquisita. Como un auténtico asesino del área pero sin cuchillo, empalmando un perfecto derechazo al fondo de las mallas. Ferreyra fue un ‘Good Guy’ ante los leones. El encargado de demostrar que puede ser un buen antídoto ante la borjadependencia. Un delantero que a la primera que se le ha dado una titularidad se ha reivindicado. Un futbolista que demostró por qué el Espanyol estaba tan empeñado en incorporar. Lástima que tanto instinto asesino le condicionó por culpa de la amarilla que vio en el minuto 20 tras llegar tarde a un balón dividido. Se indignó, pues al mínimo contacto le pitaban falta en contra. Desesperante, pero bendito ímpetu. Eso es lo que necesitaba un equipo grogui en la medular y centrado en hacerlo bien atrás ante un león peleón que los de Rubi se encargaron de no dejar rugir. Lástima que en la segunda que tuvo, ya en la reanudación, rechazó la invitación local de entrar a la cocina y remató desde el recibidor.

¡Qué bueno es Wu Lei!
Este chico se ha empeñado en desacreditar aquello de ‘mucho ruido y pocas nueves’. En su caso muchas nueces, bemoles y una demostración tras otra de talento, voluntad e implicación. ¡Qué fichaje el suyo! Partido que pasa, más que nos gusta. Se ofrece, ayuda en defensa hasta convertirse en un segundo lateral, se desmarca, asiste… ¡Qué listo es! Siempre aparece en el momento indicado, lástima que su definición antes de ser sustituido por Puado fue errática con todo a favor. Su sustitución, sorprendió. Puede que físicamente no esté el 100%, pero estaba siendo el más eléctrico arriba.

Los galones del Capitán Pirata
Granero siempre en mi equipo dando la cara por Melendo cuando Raúl García le atizó. Y poco más tarde, con la entrada a Hermoso ya se acercó al colegiado en plan: ¿y la amarilla pa’ cuando? Pero nada. En cambio, para los pericos González Fuertes casi sacaba humo y chispas de las manos para echar mano de su bolsillo y sacar cartulina. Dos entradas, dos tarjetas. No hay más preguntas señoría. Bueno, a Wu Lei se la perdonó, será por eso de ser nuevo en esta liga… Y con Javi compensó. Menudo festival el de González Fuertes con las tarjetas al final. ‘Cuando haces pop ya no hay stop’. Menuda colección con la que se vino el Espanyol para Barcelona.

Como siempre, tocó sufrir
Ferreyra puso la primera piedra, Diego López sentó los cimientos con su intervención salvadora antes del descanso ante Susaeta, y la solidaridad y esfuerzo de todo el equipo parecían que bastaría para construir un triunfo. Pero una vez más quedó claro que en el Espanyol nunca podemos estar tranquilos. Y diabólico fue el final de partido, así como los cambios de Rubi (lo siento). En los últimos minutos vi caos en el campo y jugadores desubicados. Al final, el ahínco local y un desajuste de Hermoso acabaron en gol. El del empate. Apretó San Mamés. Se puso nervioso el Espanyol. Se llegó a mascar la tragedia, pero en algún sitio debería estar escrito que ayer no se ‘palmaba’. Suerte. ¡Árbitro la hora! La pena es que ayer era una jornada para reivindicarse en una jornada reivindicativa, pero no fue así. Empate y gracias. Un punto más en el casillero, sexta jornada sumando. Seguimos. Fundidos tras una dura batalla en un partido de estética fea, pero de máxima efectividad. Se sacó petróleo con poco, el fútbol tiene estas cosas.

Las noticias más...