Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

OPINIÓN DANI SOLSONA

Se puede perder... pero de esta manera es inconcebible

Todavía quedan cuatro jornadas en juego y lo que todos esperábamos con la destitución de Abelardo y con las declaraciones de Rufete era precisamente evitar lo que se vio en el partido de ayer.

Dani Solsona Dani Solsona
07/07/2020

 

Muy triste el partido que presenciamos ayer contra el Leganés. Ya en los primeros quince minutos la velocidad del balón que imprimían los jugadores del Espanyol (teniendo en cuenta la disposición táctica de los de Aguirre con 1-5-4-1 bien replegados y esperando su oportunidad a la contra) nos hizo ver que no sería suficiente para doblegar a base de toques en el medio al Leganés. Además, tanto Embarba como Darder no podían con sus rivales. Como consecuencia, estaban obligados los defensores Cabrera y Bernardo a jugar directos buscando a Wu Lei, que lo intentaba con sus desmarques de ruptura a la espalda de la línea defensiva. Esta línea, por cierto, estaba muy adelantada. Pero buscar a Wu no era tampoco una buena alternativa, ya que los pases no eran tan precisos como para inquietar a Cuéllar.

Todo ello conducía a ver como el equipo caía en el desánimo hasta el punto de que no se generaban ocasiones para marcar un gol y tranquilizar a unos jugadores que no están para muchos trotes. En cambio, el Leganés tenía muy clara su idea para llevarse los tres puntos y era muy sencillo mantener la portería a cero y aprovechar un error táctico de Javi López y el despiste de Embarba para adelantarse en el marcador. El gol dejó sin poder de reacción a los de Rufete a pesar de la clara oportunidad de R.D.T., que hubiese podido significar el empate y maquillar un poco el malísimo partido realizado.

Todavía quedan cuatro jornadas en juego y lo que todos esperábamos con la destitución de Abelardo y con las declaraciones de Rufete era precisamente evitar lo que se vio en el partido de ayer.