Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

OPINIÓN DE QUIQUE IGLESIAS

Proyecto golpeado: Gallego es el hombre

Es una predilección de Chen (así se lo ha transmitido el propio presidente), de la plantilla actual y de esta afición que hoy se siente traicionada por ‘uno di noi’. Es de la casa y si no es ahora no será nunca

Quique Iglesias
02/06/2019

 

Lleva usted toda la semana leyendo y escuchando opiniones diversas sobre el qué y el cómo de la salida segura (a falta de la oficialidad) de Rubi camino del Villamarín. Sería tan fácil atizar al entrenador por este impactante giro del destino perico que no me voy a quedar ahí. Es el momento de pasar de puntillas sobre las razones. Algo se nos escapa, sí, a todos. A unos y a otros.

La mejor terapia para pasar página y seguir acompañando el proyecto es no darle más vueltas. Un día sabremos toda la verdad, al menos la verdad de todos. Explicada por todos. Y será entonces cuando cada uno podrá sacar la conclusión definitiva, con todos los pelos de la burra en la mano. Tan lícito es cambiar de trabajo para ganar más dinero como pensar que esta entidad merecía otro trato en el adiós. Pero quién sabe cómo, cuándo y de qué manera decidió Rubi que ya no podía estar más aquí. Llevo años detectando que los entrenadores del Espanyol, todos, se van del Espanyol tarifando, y de este hecho no tiene la culpa Rubi, ni tampoco los que mandan hoy en día. Es una cuestión del Espanyol de este siglo que carece de una explicación y de un solo culpable.

Por lo que no hay que pasar de puntillas es por la elección del nuevo inquilino del banquillo. Y, si cierto es que no se puede nombrar a nadie hasta que Rubi sea oficialmente un ex, da la impresión de que hay demasiado movimiento, demasiado casting. O eso parece. Estamos en lo de antes, quizá se nos escape algo. Yo, insisto, yo, ya le hubiera dicho a David Gallego que estuviera tranquilo. Es una predilección de Chen (así se lo ha transmitido el propio presidente), de la plantilla actual y de esta afición que hoy se siente traicionada por ‘uno di noi’. Gallego es de la casa. Y si no es ahora no será nunca. Da la sensación de que Rufete duda. Han salido a la luz demasiados nombres como para que todos sean una invención de los medios de comunicación.

Las noticias más...