Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

OPINIÓN DE QUIQUE IGLESIAS

Un plan B que nunca verá la luz

Realmente tranquiliza, y mucho, saber que el Espanyol está a salvo de un descenso deportivo a Segunda A

Quique Iglesias Quique Iglesias
16/02/2020

 

El plan B de Josep Maria Durán, el nuevo director plenipotenciario del Espanyol, no se va a llevar nunca a cabo porque el primer equipo se va a salvar. Pero realmente tranquiliza, y mucho, saber que el Espanyol está a salvo de un descenso deportivo a Segunda A.

Hasta que llegó Míster Chen, a finales de 2015, todo el mundo había asumido ya que bajar de categoría supondría una estocada mortal a un Espanyol que estaría abocado a la refundación. Ya con Chen al mando, todo ha cambiado. Pero no ha sido hasta ahora que desde dentro del club han sabido transmitir lo que esta semana hizo Duran en un encuentro con una buena parte de los medios de comunicación que sigue el Espanyol: “Si bajamos nos apretaremos el cinturón pero tendremos el mayor presupuesto de la historia de la categoría para volver de inmediato a Primera”. Ya no hay fantasmas de desaparición, ni leyes concursales, ni un ápice de duda acerca del compromiso de Chen con respecto a este Espanyol, que es su negocio. Que haya un plan B no quita que el Plan A sea el único que ahora mismo está en la cabeza de cualquiera que esté metido en la dinámica de la entidad. Que este triángulo que forman Chen, Duran y Rufete haya hecho este esfuerzo en enero significa que sale mucho más caro bajar que fichar en invierno todo lo que necesite el entrenador.

Abelardo ha recibido también por parte de Durán el cariño de una entidad que siente que ha acertado de pleno con él, sea cual sea el desenlace final. El deseo que se tiene porque que el asturiano siga vinculado al Espanyol más allá de junio significa otra señal positiva. Todo concuerda. Todo apunta a que el viento está empezando a soplar de espaldas para que la velocidad de crucero alcance lo suficiente como para salvarse antes de la jornada 38. Ahora solo faltan puntos. Es el momento para jugadores comprometidos (el ejemplo de Bernardo y su dedo de un pie maltrecho es destacable) y de no tirar ni un punto que se pueda rascar de cualquier campo. La visita al Sánchez Pizjuán es ideal. Un punto es bueno. Sumar, sumar y ganar en casa. Ese debe ser el camino. No es saludable que el entorno (me incluyo) empiece a echar demasiadas cuentas sobre si el Celta gana o deja de ganar. Hay que tener el mismo punto de atención a lo bueno que es Aspas como al mal momento que puede atravesar el Eibar (que debe caer) o a qué delantero ficha el Barcelona para solucionar su crisis de fichas (¿Budimir?). El Espanyol se va salvar si sabe dejar la calculadora en casa y sigue como lo ha hecho en el último mes.

Las noticias más...