Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

OPINIÓN DE CARLOS FANLO

Un perico de bondad inmensa

Por quienes se desvivía Jordi era por su mujer y su hija. Eso sí que era amor incondicional.

C. Fanlo @Fanlillo
08/03/2019

 

Pocas palabras quedan que no se hayan dicho ya de Jordi Puyaltó. Más allá de una enciclopedia del Espanyol que todo lo sabía sobre nuestro amado club, era una persona bondadosa que nunca tenía un no para nadie. Y, si por lo que fuese, en ese momento no podía atenderte, su llamada en cuanto tuviera dos minutos libres era segura.

Pero, por difícil que pueda parecer, el Espanyol no era lo que más quería. A pesar de que los que tuvimos la suerte de visitar su pequeña buhardilla blanquiazul en la que se respira espanyolismo en cada rincón sabemos que lo suyo iba mucho más allá de una simple afición, por quienes se desvivía Jordi era por su mujer y su hija. Eso sí que era amor incondicional. Hablaba de ellas y se le iluminaban los ojos; el que estaba frente a él sabía que sin lugar a dudas eran lo más importante de su vida. Con estas líneas de alguien que estuvo demasiado poco -como todos- con él, solo quiero hacerles saber a ellas, sus dos tesoros, algo que seguramente ya sabrán, pero que reconforta cuando te lo dicen desde fuera: erais su fortuna más preciada.

Conocí a Jordi con la excusa de realizar un reportaje histórico que finalmente se quedó en el tintero; juro que había datos que se le escapaban (¡y eso es muy complicado!). Su predisposición fue absoluta en todo momento y, tras horas y horas de intensa búsqueda en su museo, dimos con varias respuestas a una investigación que había comenzado de cero. Sé que mi mejor homenaje a alguien que puedo poner como ejemplo de lo que es la bondad sería acabar con éxito ese artículo. Lo lograremos.
Como a todos, me dio un vuelco el corazón al conocer una noticia que me cayó como un jarro de agua fría. Una vez más, la vida no ha sido justa. Allí donde estés, Jordi, seguro que recordáis mil historias con pericos que nos han dejado antes de hora. Suerte tienen de tenerte. La misma que hemos tenido nosotros. Descansa en paz, amigo.

Las noticias más...