Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

OPINIÓN DE DANI SOLSONA

Paso atrás importante

No se pudo rematar en condiciones ni una sola vez, con lo cual el resultado final no podía ser otro

Dani Solsona Dani Solsona
18/03/2019

 

Esperábamos este partido contra el Sevilla con ganas de saber si el Espanyol podía dar el salto y mirar hacia arriba. El rival venía de jugar y caer eliminado en la Europa League en un partido con prórroga incluida con todo el desgaste que supone. El equipo, además, había sufrido también la destitución del entrenador Machín.
Sin embargo, todo se fue al traste viendo la primera parte. Los de Caparrós, actual entrenador sevillista, dominaban la parcela central y llegaban con peligro al marco de Diego López. El Espanyol no era capaz de hilvanar jugadas claras para adelantarse en el marcador. Un remate de Wu Lei de cabeza, que no tuvo peligro real, fue todo el bagaje ofensivo del equipo.

Mucho tenían que cambiar las cosas para doblegar a un rival que ya daba muestras claras de cansancio, pero que en una jugada aislada Hermoso no tuvo la paciencia necesaria para aguantar a André Silva, cometiendo un penalti claro que Ben Yedder se encargaba de anotar para poner el 0-1, quedando todavía muchos minutos por jugar. Y estos fueron los mejores de un Espanyol que dominaba, aunque sin oportunidades. Se tenía que buscar alguna solución en ataque para mejorar las prestaciones de remate y Rubi, por segunda vez esta temporada -ya lo hizo ante el Huesca-, hizo entrar a Ferreyra y más tarde a Puado, juntando de esta manera a Borja Iglesias y al argentino como puntas, con Wu Lei en una banda y Puado por la otra.
Se comprobó, por contra, el poco entendimiento y que, a pesar de dominar en el centro del campo y de que el balón llegaba, no se pudo rematar en condiciones ni una sola vez, con lo cual el resultado final no podía ser otro.