Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

OPINIÓN DE DANI SOLSONA

El partido contra el Rayo marcará el camino a seguir

No podemos decir que contra el Villarreal este equipo haya despejado las dudas creadas desde hace bastantes partidos

Dani Solsona Dani Solsona
04/02/2019

 

No se podía empezar peor un partido tan trascendente y necesario para el futuro del equipo y lo que vimos en la primera parte no invita al optimismo. Las continuas pérdidas de balón en el centro del campo dejaban en mal lugar a la defensa y no digamos en ataque, donde no les llegaban balones ni en buenas ni en malas condiciones para tener alguna opción de cara al marco de Asenjo. A pesar de tener enfrente al Villarreal, que tenía la obligación de ganar por su situación tan delicada, los de Rubi no eran capaces de hacer dos pases seguidos y poner en apuros a un rival que, por contra, dominaba el juego y creaba peligro con varias ocasiones hasta el gol que hacía justicia a lo que se estaba viendo. Pero no llegó a ser un agobio para el Espanyol, ya que el miedo a perder del Villarreal hizo que Javi Calleja optara por jugar con una defensa de tres centrales por primera vez.
Mal pintaba el partido si no se cambiaba en la segunda parte.
No le quedaba más remedio al Espanyol que ir en busca del gol y ahí se produjo la reacción. Se quedaba en el vestuario Víctor Sánchez y entraba en el terreno de juego Melendo, dándole más velocidad al balón y empezando a crear cierto pánico en los groguets. Los locales concedían cada vez más terreno para defender el resultado, que era vital para ellos. Pero el Espanyol ya llegaba a la frontal del área y se podía intuir que podría pasar algo. Sin embargo, en otra jugada aislada llegó el penalti y el segundo gol amarillo, que ya parecía definitivo. Pero los errores en el fútbol están a la orden del día y, en uno de ellos, Asenjo, primero, y Bonera, después, daban la oportunidad de meterse en el partido y empatar al final como mal menor cuando todo hacía indicar que otra vez se volvería de vacío, y confiar en el siguiente partido.
Sumar es siempre positivo, pero lo es más de la forma en que se consigue y no podemos decir que contra el Villarreal este equipo haya despejado las dudas creadas desde hace bastantes partidos. Veremos el sábado contra el Rayo si realmente damos el salto hacia el medio de la tabla o estaremos condenados a luchar con varios equipos en la zona caliente.