Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

OPINIÓN DE ORIOL VIDAL

La paradoja hiriente

Es un Espanyol que casi siempre hace méritos para sumar, pero que muy justo le alcanza para compensar sus excesivos fallos

Oriol Vidal Oriol Vidal
15/01/2019

 

Perder con Rubi duele más. Ves al equipo y crees, incluso llegas a gozar, en diversas fases. Ayer, además, vía Melendo, que compensó con su talento y desparpajo los errores de David y el decaimiento de Darder y Roca; de todos. Es un Espanyol que casi siempre hace méritos para sumar, pero que muy justo le alcanza para compensar sus excesivos fallos. Un conjunto que gusta por la propuesta, pero que frustra sin querer, con tanta miel en los labios. El vaticinio (la lógica) se cumple: brutal intención, pero sin contundencia sostenida para verla triunfar. Y así, duele. Más.

Espectral fue el inicio del RCDE en Anoeta. La Real (sin Oyarzabal) se cenó a un equipo light, descremado, sin consistencia ni enjundia alguna. Un Espanyol sin criterio ni incidencia que dejó pasar con impotencia la posibilidad de cerrar la primera vuelta como séptimo. Un aciago inicio de David devoró la ilusión. Noche cruda y descarnada... hasta que Granero y Melendo dijeron basta y Naldo alumbró el remonte con su brillante testa. Vida y Leo forzando el empate.

Del despropósito se pasó al control y a la sensación de madurar los puntos. Pero las penalidades propias se pagan y la mala lectura de Rosales y toda la zaga fueron bicoca para Willian José. Tres errores de bulto, tres clavos, por más que el Espanyol encontrara argumentos arbitrales para discutirlos todos. Quizá tiene razón Dídac en el tercero, pero demasiadas fuerzas se perdieron en discutir lo impepinable. Como el VAR, que esta vez acertó con el brazo de David. Reseteen de nuevo y que vuelva Hermoso.

Ecuador en el ecuador de la Liga, pero ojo, con la sensación de que aquella euforia inicial será difícilmente recuperable. No obsesionarse con eso ni con las paradojas rubinescas será lo mejor. Y quizá encontrar más a Borja y no perder más calidad en este mercado. Villarreal y Eibar son ya nombres de complejos vitamínicos, contra las flaquezas y, por supuesto, las contradicciones.

Las noticias más...