Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

OPINIÓN DANI SOLSONA

Oportunidad perdida

Al final el empate se puede considerar justo pues el Celta posiblemente tuvo más ocasiones claras que el Espanyol

Dani Solsona Dani Solsona
26/04/2019

 

Un partido con muchas alternativas. Ya al inicio vimos como el Celta se hacía dueño del juego en el medio campo y con algunas llegadas de cierto peligro que el Espanyol no podía cortar hasta cerca de su área y no era capaz de salir en velocidad por la buena distribución de los rivales. A pesar de atravesar por una situación preocupante, el equipo gallego demostró ser un buen equipo, hasta que los Marc Roca, Melendo, Darder y Granero empezaron a despertar y con cierta tranquilidad se adueñaron de la parcela central. Además, con los desmarques de Wu Lei y de Borja Iglesias se intuía que en cualquier combinación acertada en los últimos metros podía llegar el gol.

Así fue con el tanto del jugador chino en una jugada bien trenzada y mejor finalizada que ponía todo de cara para hacerse con el partido sabiendo que el Celta tenía que ir en busca del empate y que seguramente dejaría espacios en defensa. Pero en lugar de aprovechar esta circunstancia en la segunda parte, el partido dio un vuelco inesperado para todos aquellos que estaban en el campo y que veían como el Celta se hacía con el juego de nuevo y ponía en peligro (y de qué manera) el resultado favorable.

Avisó primero Aspas rematando al palo y después Maxi Gomez, con un chut que Diego López sacó cuando se cantaba el gol. Salvo en algún momento puntual, los de Rubi no podían demostrar su fortaleza ofensiva. Pero tras un acercamiento, llegó el gol de Maxi, en una contra conducida por Aspas, que se encontró enfrente a Melendo. El canterano había hecho una carrera para intentar tapar al de Moaña, pero sin ninguna capacidad defensiva, sirviendo en bandeja el balón para empatar el partido y dejando muy tocados a los pericos que, además, vieron como Naldo se lesionaba abandonando el terreno de juego.

Entró Óscar Duarte cuando todavía quedaban bastantes minutos y se esperaba una reacción positiva, pero no pudo ser a pesar de los cambios introducidos. Al final el empate se puede considerar justo pues el Celta posiblemente tuvo más ocasiones claras que el Espanyol.