Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

OPINIÓN DE QUIQUE IGLESIAS

Oh capitán, mi capitán

Javi López tiene en su haber muchas más cosas positivas que negativas. Infinitas. Por eso me sigue pareciendo alucinante que Javi López siga siendo el muñeco del pim pam pum para los tuiteros irreverentes que quisieran ver a... Cafú (por ejemplo) subiendo la banda derecha de Cornellà-El Prat

Quique Iglesias Quique Iglesias
10/11/2018

 

El ser capitán de un colectivo es como aquello de la mujer del César, que no solo debe serlo sino parecerlo. Javi López es el perfecto ejemplo. “Un capitán de diez, el mejor”, dicen, sin esconderse, muchos compañeros. “El que se preocupa por todos, dentro y fuera del campo”. Tras sufrir por aquellos años no tan pretéritos en los que el mismo Javi no podía “ni dormir” por la situación del equipo y del club, permítanse hoy el lujo de tener a un capitán con mando en el equipo de moda de la Liga.
Este hombre que luce con orgullo el brazalete con el eterno dorsal 21 tiene que pasar, semana tras semana, el examen exhaustivo de una parte de esta grada de forofos en la que se ha convertido la opinión pública, las redes sociales, en este siglo. Porque con Javi sucede una cosa: en el campo, cuando juega (que es casi siempre), apenas se escucha ningún reproche. Es casi imposible encontrarlo. Porque rinde, quizá no a gusto de todo el mundo, pero rinde en una posición a la que se ha tenido que adaptar con el paso del tiempo y las circunstancias. Lo da todo y no ha habido entrenador que le haya condenado, en serio, al banquillo. Como todos, ha tenido sus épocas mejores o peores, pero alcanzar 222 partidos de Liga con el primer equipo no se consigue con errores ni regalos.
Javi López tiene en su haber muchas más cosas positivas que negativas. Infinitas. Por eso me sigue pareciendo alucinante que Javi López siga siendo el muñeco del pim pam pum para los tuiteros irreverentes que quisieran ver a... Cafú (por ejemplo) subiendo la banda derecha de Cornellà-El Prat cada 15 días. ¿Cuándo pudo jugar Cafú en el Espanyol? Nunca. Siempre hubo muchos más ‘López’ que ‘Cafús’ en el Espanyol y muy bien que nos ha ido durante décadas y décadas.
El capitán pide paso en esta edición de La Grada para que, desde la emoción que le sugiere lucir el brazalete, sigamos apuntándonos a la teoría de los milagros. Se tendrá que seguir trabajando para ello en cada entrenamiento. Y hay que verlos cada día para entender que así va a ser. El trabajo de toda la plantilla es de admirar. Y tiene dos grandes capitanes: Rubi en el banquillo y Javi en el campo, un chico de Osuna que va camino de colgar las botas en el mismo sitio donde empezó. Ese sería su sueño. Pero antes deberá cumplir algunos que tiene pendientes... y seguro que pasan por viajar mucho con su Espanyol por Europa.