Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

OPINIÓN DE QUIQUE IGLESIAS

Que no pare el circo de Tebas

El Gobierno quiere circo, distracciones para un pueblo que está llegando al límite por el confinamiento y la parodia política que acompañan a la crisis económico-social en la que nos estamos metiendo. El fútbol es el muñeco elegido.

Quique Iglesias Quique Iglesias
12/05/2020

 

El Gobierno quiere circo, distracciones para un pueblo que está llegando al límite por el confinamiento y la parodia política que acompañan a la crisis económico-social en la que nos estamos metiendo. El fútbol es el muñeco elegido. Es más… un espectáculo muy caro para todos. Porque para que el Ministerio de Sanidad haya dado el OK a que, por ahora, regresen los entrenamientos (ahí está la salvaguarda de la opinión afín a la vuelta del fútbol sí o sí: “es que lo dice Sanidad”), es el propio fútbol el que ha tenido que subvencionar otras disciplinas deportivas. Millones para evitar un decreto ley y para convencer a un Gobierno para que use al fútbol como el paraguas de los desaguisados.

El fútbol debe sostener a este país llamado España que lleva casi 60 días de confinamiento sin que nadie de los que manda se haya puesto colorado. Mientras tanto, en los vestuarios de Primera y Segunda, solo el cadista Fali ha sido claro. “No jugaré hasta que no haya una vacuna”. Él habla desde sus ‘yuyus’ pero también desde una percepción que perfectamente podrían asumir muchos de sus compañeros de profesión. Pero, como era de esperar, el miedo es libre, también para el colectivo de futbolistas, como el miedo a decir lo que uno piensa en defensa de su puesto de trabajo y del porvenir familiar. Hasta el comunicado del vestuario del Eibar se ha acabado viendo como una pequeña afrenta al mundo del fútbol. Un atrevimiento.

Se desliza alguien que manda: “Aquí se parará todo cuando el Barça diga que no juega más”. Y tiene razón. Piqué no es Fali. Messi no es el Eibar. En la cabeza de sus jugadores puede estar ese riesgo de caer lesionado (lesionado, no enfermo) en una vuelta a la competición tras tanta inactividad, que podría coartar la próxima campaña (2020-21), que esta sí va a tener un montón de alicientes. ¿Qué pasará si el Barcelona se planta? No lo verán mis ojos. La maquinaria está en marcha desde hace semanas. Javier Tebas tiene el pie a fondo y no hay nadie quien le tosa. Hace bien el Espanyol en seguir en un segundo plano, pese a que fue saludable escuchar a Rufete decir que “no nos vamos a callar” pese a ser los colistas. Por el momento tocará entrenar desde el lunes, competir desde el 19 de junio… y si no hay Liga, y hay descensos, a los tribunales.