Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

OPINIÓN QUIQUE IGLESIAS

No, no y no

Si el Leganés se lleva el botín y el Espanyol suma el séptimo KO consecutivo, al margen de la dichosa historia con la estadística, muchos nos quedaremos sin argumentos para defender nada

Quique Iglesias Quique Iglesias
29/12/2018

 

Quisiera negar en positivo en el último artículo del año en esta su grada preferida. ¿Se puede? Intentémoslo.
No puede ser que esta racha dure una jornada más. No se puede jugar mucho mejor que en el Wanda y seguir perdiendo partidos uno tras otro. No es posible que un grupo humano tan bueno como éste acumule tanta desgracia en el último mes y medio de Liga. No me cabe en la cabeza que Rubi pueda ser cuestionado con el buen trabajo que ha hecho hasta hoy. No es normal que tantos futbolistas hayan bajado, a la vez, el nivel en esta nefasta sucesión de fines de semana. No se quedará Borja una jornada más sin marcar. No quedan ya más faltas por encajar desde larga distancia en lo que resta de Liga. Y porque no hay mal que cien años dure… no, no y no. No se puede escapar ningún punto de Cornellà-El Prat ante el Leganés. Así que habrá que ganar.
Porque si no fuera así, si el Leganés se lleva el botín y el Espanyol suma el séptimo KO consecutivo, al margen de la dichosa historia con la estadística, muchos nos quedaremos sin argumentos para defender nada, ni siquiera a nosotros mismos y nuestra hemeroteca. La Real Sociedad se acaba de llevar por delante a Garitano después de tres partidos perdidos de manera consecutiva. Entiendo perfectamente que lo que pasa en una casa no tiene porqué repetirse, y menos en este mundo del fútbol. Pero hay ejemplos a puñados que pondrían a Rubi en la pista de salida y, reitero, sería tan injusto como indefendible con el almanaque de resultados en la mano.
Así que antes de ponernos en situaciones límite en las que las decisiones del club podrían ser traumáticas, pongamos el empeño conjunto en que la salida de este oscuro túnel tiene una fecha señalada: la noche del 4 de enero, la previa de la que es la más mágica del año. Queda una semana entera para que el espanyolismo coja aire mientras el equipo reactiva las piernas. Lo hará esta misma mañana en la Ciudad Deportiva. Me consta que el vestuario es plenamente consciente del lío en el que se ha metido. No es para menos. El disfrute de los dos primeros meses es perfectamente comparable con el infierno que se puede vivir al no saber cuándo va a terminar esta pesadilla. La visita de un Leganés que es peor equipo que el Espanyol parece una ocasión única. Quedan pues siete días para que este Espanyol-Leganés se convierta en la primera final de 2019… y será en 4 de enero. Quién nos lo iba a decidir. La vida de un proyecto está en juego. O casi.

Las noticias más...