Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

OPINIÓN JORDI LUENGO

No lo echemos todo por tierra

En los dos próximos partidos el equipo debe darle motivos a su hinchada para que vuelva a creer y que recupere la ilusión que había hace unas semanas

Jordi Luengo Jordi Luengo
10/09/2019

 

El final de agosto y el inicio de septiembre han sido duros para los espanyolistas. Nadie esperaba estar viviendo una situación como esta. El mal arranque liguero del equipo vino acompañado por la decepción que ha sufrido una parte de la hinchada por la ausencia de un último fichaje que pudiera dar un salto de calidad al equipo. Pero de nada sirve seguir flagelándose y lamentándose. Una de las grandes cosas que tiene el fútbol es que rápidamente te da la oportunidad de revertir una situación compleja y dejar atrás un mal partido. Así que pasemos página y miremos al futuro. Y, de momento, en él está la fase de grupos de la Europa League, ya que el primer objetivo del curso se ha logrado, aunque haya dejado algunas dudas en el camino. Por eso a la plantilla y al cuerpo técnico les toca empezar a despejarlas lo antes posibles.

El Espanyol volvió el lunes al trabajo con dos importantes partidos en el horizonte. El domingo nos esperan con muchas ganas en Ipurua, ya que aún no han visto jugar a su equipo esta temporada al haber disputado las tres primeras jornadas a domicilio. Al igual que el conjunto de Gallego, los de Mendilibar necesitan los puntos, ya que solo tienen uno en su casillero. Será un partido de picar mucha piedra. Nada sencillo. Todo un examen en el que los blanquiazules serán observados con lupa. Y solo vale lavar la imagen. No se pueden repetir algunos de los pobres minutos que han ofrecido en este inicio de curso. Después llegará el debut en la fase de grupos de la Europa League. La visita del Ferencvaros será la primera oportunidad para que la afición vuelva a pronunciarse. Y toca decir ESPANYOL. Nada de pitos.

En estos dos partidos el equipo debe darle motivos a su hinchada para que vuelva a creer y que recupere la ilusión que había hace unas semanas. El objetivo europeo ha costado demasiados años como para que a las primeras de cambio se eche por tierra. No se puede quemar todo, ya que esto solo acaba de empezar.

Es en estos días de dudas, ya que una parte de la afición no las tiene todas con el técnico, es cuando se necesita más calma y unidad. Y para eso siempre va bien recibir el mensaje de un líder. Y quién iba a ser, sino el gran Luis García el que se encargara de mandar unas palabras pidiendo unidad. Él sabe como pocos que cuando el espanyolismo va a una, se crece. Puede aspirar a objetivos bonitos y ambiciosos. Por eso, en la Cigronada no dudó en animar a la afición a que esté con el equipo y que apoye a los jugadores y al técnico. Toca tener algo de paciencia, animar más que nunca y que todos nos tranquilicemos un poco. Y digo todos. Del míster al último socio. Y la Coca-Cola no tranquiliza, sino estimula.