Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

OPINIÓN DE JOSÉ ANTONIO MECA

No lo disfracen de romanticismo

La reanudación de este campeonato no es más que una desfachatez y una nueva demostración de que los socios y aficionados al fútbol somos los menos importantes en todo esto

José Antonio Meca
26/05/2020

 

Puedo llegar a aceptar, que no a entender, que la reanudación del campeonato sea por recuperar un dinero que la mayoría de los clubs se han gastado antes de haberlos percibido, pero no aceptaré nunca que se diga que lo hacen por no dejar a los aficionados sin poder disfrutar del fútbol.

A estas alturas ya es muy difícil que nos quieran hacer comulgar con ruedas de molino. Solo falta que nos digan que la vuelta al fútbol se hace para complacer absolutamente a nadie que no tenga intereses económicos. No quieran disfrazarlo de romanticismo porque, de hacerlo, deberían sentir vergüenza.
Nunca olvidaremos que el mundo del fútbol ha sido el que más le ha dado la espalda al público. Todos los deportes y todas las actividades multitudinarias, incluidas algunas que todavía mueven más dinero que el fútbol, se encuentran suspendidas de su actividad sin fecha de retorno. El fútbol ¿por qué, a parte del dinero, debe ser distinto?

En realidad es muy sencillo: Si no se pueden volver a reanudar las competiciones deportivas hasta que existan garantías como una vacuna, ¿cuál es exactamente el problema? Si alguien tiene solución, sería genial que se lo explicase a los músicos que no pueden hacer conciertos ni actuaciones en directo, por poner solo un ejemplo, a ver si ellos lo entienden.

No se engañen, y lo más importante, no se dejen engañar. La reanudación de este campeonato no es más que una desfachatez y una nueva demostración de que los socios y aficionados al fútbol somos los menos importantes en todo esto, cuando debería ser exactamente al revés. El fútbol debería estar a disposición del socio.