Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

OPINIÓN DE QUIQUE IGLESIAS

Desde N’Kono hasta Roberto

De jugadores como Kameni quisiera yo más en el fútbol de hoy en día

Quique Iglesias Quique Iglesias
20/01/2019

 

Desfilan por La Grada en estos fines de semana sin fútbol ‘en clave perica’, jugadores que nunca fueron indiferentes para los aficionados. Hace unos días fue Corominas. Hoy le toca a Carlos Kameni, el ‘sorcier’ inolvidable, una especie de mago hechicero que tuvo, antes que cualquier otro episodio anecdótico un rendimiento excelente en los casi ocho años que defendió la portería espanyolista.
Todo empezó con un mareo cómico en su estreno veraniego de 2004 en un partido en Portugal. Y acabó en invierno de 2012, desesperado por su mala sintonía con Pochettino y animado por una propuesta irrechazable del Málaga. Entre una imagen y la otra, queda el portero más transparente en sus estados de ánimo que haya llegado a conocer. La sonrisa contagiaba. Un mal día suyo, también.
De jugadores como Kameni quisiera yo más en el fútbol de hoy en día. Era de otra generación. Ahora, y no queriendo ni mucho menos generalizar, el deportista de alto nivel que forma parte de un colectivo suele olvidar rápido lo malo. Y también lo bueno. Son más bien pocos los que se llevan a casa un disgusto monumental que sí cargan en la mochila los seguidores.


Cargó Kameni con la losa de ser el ‘hijo’ de Tommy N’Kono. Sombras alargadas. Siempre perdió la comparación. No porque fuera mejor o peor portero, sino porque N’Kono es algo más. Un intangible, un hombre que está por encima del club, de sus presidentes y jugadores.
Hablar de Kameni también es hacerlo de la Copa, tan de moda hoy. La de la Semana Santa de 2006 fue suya. Quién sabe si 13 años después, el número de los porteros suplentes (por norma general), el club está ante otra oportunidad que le brinda la historia. El Betis será el rival en cuartos de final, otra vez Pau López en el disparadero pese a que sea Joel el guardameta de Quique Setién para la Copa. El portero perico será Roberto Jiménez, que paradógicamente luce el 1 la camiseta. No debe ser plato de buen gusto para un hombre como él tener que estar al máximo nivel jugando un partido de vez en cuando. El run rún de la grada tampoco le ayuda. Habrá que seguir dándole confianza y ponerle sobre la pista que, en aquel 2006, tanto Kameni como Gorka Iraizoz se merendaron toda una campaña entre suplencias y titularidades. Luego el asunto acabó en ‘tararí’ pero el éxito se logró. Roberto está a cinco partidos de un éxito inimaginable. El Espanyol, ídem de ídem. Luchemos como lo hizo Kameni. Y N’Kono. Y Gorka. Y lo hace Diego López. Y tantos otros...

Las noticias más...