Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

LA CONTRACRÓNICA

Por mucho que se empeñen en lo contrario, este equipo está vivo

Los fantasmas han desaparecido durante el parón, las ideas están claras... Aquí nadie se rinde

Marta Mendoza Marta Mendoza
18/06/2020

 

Este Espanyol tiene la salvación en la cabeza. Está convencido, va a por ella. Sale metido, muerde, quiere. Sigue el único camino que puede llevarle a ella, luchar, pelear, tener paciencia y minimizar errores... Ponerle un par. Orgullo y honor en el feudo del Getafe. Empate de un valor altísimo. Otra inyección de moral. Otro argumento para creer más que nunca en que este equipo puede. Ya lo dijo Luis García, este fue “un punto de fe, un punto de salvación. Esto es creer. Se confirma que este equipo está muy vivo”.

Quisieron y pelearon el triunfo más que su rival. El problema viene cuando por mucho que te esfuerces, si te arbitra un colegiado que decirse cargarse el partido a las primeras de cambio como hizo Munuera Montero al expulsar a Bernardo de forma directa, injusta e inexplicable se mire por donde se mire. Que mirar es precisamente lo que no deberían hacer en la sala VOR en esa acción. Porque el colegiado se puede precipitar, pero el delito fue que encima se reafirmó tal decisión. Así que perpetrado el delito, curiosamente por un colegiado del comité balear, ya saben, el Mallorca está en la misma pelea, a partir de ahí, a aguantar el chaparrón –literal, pues en Madrid diluvió en algunos momentos, y figurado-. La batalla del Coliseum se ponía cuesta arriba. Minuto 17 con uno menos y a por la épica. Con todo y a por todo pese al desconcierto. Como cuando el tiempo cambia de golpe y no sabes que ponerte. Así se vio un Espanyol que pasó de lucir ganas y ambición a rabia y frustración. Y como bien sabrán, esas no eran las prendas más adecuadas para lo que requería la cita. Pese a ello, por suerte, no se desprendieron de la actitud. No renunciaron a nada y fueron atrevidos. No quisieron ser el Alavés que bajó los brazos ante ellos el pasado fin de semana. Menudo recital de cómo estar bien con uno menos. De cómo secar a tu rival y tener incluso opciones de ver puerta. ¡Lástima no poder aprovechar ni que fuera una de ellas -alguna muy clara-! Porque realmente lo merecieron.

Así se saca esto
Este Espanyol tiene grabado a fuego que para salvarse hay que pelear. Y ante el Getafe nunca mejor dicho, puesto que más que en un campo parece que juegan en el ring. Eso sí, con sutileza y estilo, como el que no quiere la cosa. Asestando golpes por lo bajo que no sacaron a los pericos del partido ni inmutaron al colegiado, que seguía a lo suyo, mirando hacia otro lado. Eso sí es temple y saber estar. Mostrando garra de gladiador ante las fieras. Demostrando que aunque les quieran dar/ver muertos, están muy vivos. Que son otros. Que los fantasmas han desaparecido durante el parón, que las ideas están claras... Que aquí nadie se rinde.

Les vimos fundidos y muy cansados por el esfuerzo titánico, pero muy enteros de cabeza. Y eso moralmente sabe a tres puntos. Como también sabe este puntazo contra viento y marea. Lección en uno de esos partidos que restan años de vida con tanto sufrimiento, y acciones como la del tramo final con un excelso Diego -y su gachetobrazo- que te llevan al borde del infarto; pero que llenan los depósitos de orgullo hacia tu equipo. Argumentos para poder sacar pecho ante los más agoreros. Confianza plena en esta plantilla.

Esto solo acaba de (re)empezar, pero lo ha hecho bien para los intereses de un Espanyol que en el verde está gestionando la situación a las mil maravillas. Ahora habrá que ver si puede seguir así con el paso de los partidos y el peso del cansancio. El sábado aguarda el Levante y lamentablemente estaremos ante una nueva final. Ante una nueva oportunidad para acercarse al ansiado objetivo, para volver a demostrar que se lo van a dejar todo y que, como prometieron antes de empezar, no le quieren fallar a la afición. Si quieren salvarse ese ya han visto que es el único camino. ¡Sí se puede!

What do you want to do ?
New mail
What do you want to do ?
New mail