Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

OPINIÓN DE JOSÉ ANTONIO MECA

Meros paganos

Ver a los máximos dirigentes del fútbol español con la única obsesión de recuperar las competiciones para no tener que renunciar ni a un solo euro es grotesco, grosero, dantesco y totalmente asqueroso

José Antonio Meca
06/04/2020

 

Miren, no entraré a valorar la importancia que pueda tener el mundo del deporte en cada caso. Por supuesto y como en casi todo, hay muchos intereses creados, especialmente económicos, que trascienden al sentimiento que podamos tener los aficionados, pero ante una situación tan sumamente dramática como la que estamos sufriendo, ante unas circunstancias que han alterado el modo de vida del mundo entero de una forma literal y donde la incertidumbre sobre la propia salud, de nuestros familiares, vecinos y amigos, es tan evidente, sin entrar a valorar la alteración económica que esta pandemia va a tener en todos y cada uno de nosotros, ver a los máximos dirigentes del fútbol español con la única obsesión de recuperar las competiciones para no tener que renunciar ni a un solo euro es grotesco, grosero, dantesco y totalmente asqueroso.

¿Dónde queda el aficionado y socio en todo esto? Está claro que somos meros y simples paganos de un circo que solo se mira el ombligo y ni tan siquiera es capaz de entender ni ponerse, aunque solo sea por una vez, en la piel de lo único que mantiene viva la llama de este deporte: el socio y aficionado.
Hagan lo que quieran, jueguen a puerta cerrada, jueguen tres o cuatro partidos entre semana , sigan machacando a la gallina de los huevos de oro y continúen poniendo en riesgo la propia salud de los actores principales de este circo, que son los futbolistas y recen todo lo que sepan porque no haya nada que lamentar. Aunque viendo la catadura moral que tienen serían capaces de considerarlos ‘daños colaterales’. Pero no olviden nunca que las personas que consideramos el fútbol como un deporte, por encima de cualquier otra cosa, diseñado desde, por y para el sentimiento de una hinchada y una grada, nunca entenderemos ni perdonaremos esta terrible falta de solidaridad, empatía y comprensión si finalmente se ejecutan las patéticas medidas que están proponiendo.

El fútbol es para el pueblo. Sin el pueblo ustedes no son absolutamente nada.

Las noticias más...