Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

OPINIÓN DE DANI BALLART

Men in Black

Parece que cuando es el momento de la verdad, el equipo no tiene el aplomo para afrontar con garantías un choque a vida y muerte

Dani Ballart Dani Ballart
24/06/2020

 

Como si de la propia cinta se tratara, esta liga parece ser como la película ‘Men in Black’. Equipos desmemorizados, como si les hubiesen aplicado el mítico flash para no acordarse de nada, que juegan un fútbol triste y un Espanyol que hacía todo lo contrario. Llegábamos al partido contra el Levante entonando otra final como tantas vividas antes del confinamiento, pero el resultado final no cambió. Parece que cuando es el momento de la verdad, el equipo no tiene el aplomo para afrontar con garantías un choque a vida y muerte. Lo mejor de la primera parte fue el resultado. Un empate que nos dejaba con tablas en el marcador para afrontar un segundo tiempo con la facilidad de mejorar en el juego mostrado. Y así fue. Sin cambios de jugadores, el Espanyol volvió a darnos esperanzas de poder ganar el partido. Tuvimos diez minutos muy buenos de dominio en el juego y de ataque permanente. Pero como si fuese un suspiro, la debilidad defensiva nos hizo recibir el segundo gol y tirar por el suelo todo el trabajo.

El Espanyol volvió a ser el equipo de antes del parón. Sin alma y perdido, no hubo ni un ápice de esperanza de acabar, como mínimo, en empate. Un gol en propia puerta nos hundió aún más en nuestras peores sensaciones. Hay partidos y hay esperanza. Solo pido llegar vivos la última jornada en casa contra el Celta. Tener esa ilusión de, a un partido, podernos salvar. Vamos a ver el próximo jueves contra el Betis. Volvemos a instalarnos en uno de esos vagones del Dragón Khan. Ya estamos acostumbrados, desgraciadamente, pero como hemos salido tantas veces de estas situaciones me seguiré agarrando al milagro. Para milagros, David López que debería volver a la media porque tal como están las cosas no veo un centro del campo mejor sin él.