Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

CONTRACRÓNICA

¡Melendo titular!

Solo el Villarreal saltó al verde demostrando que ellos sí sabían que se jugaban mucho, y eso es imperdonable

Marta Mendoza Marta Mendoza
04/02/2019

 
Noticias relacionadas

Melendo, que siempre que está en el campo suelen pasar cosas, despertó a tiempo al Espanyol para salvar un punto en otro partido para olvidar en el que fueron muchos los que quedaron retratados, especialmente en la sala de máquinas y en defensa, pero en el que hay que destacar los debuts de Wu Lei y Ferreyra, que dejaron buenas sensaciones, y el citado canterano.
El Espanyol, fiel a lo que nos viene mostrando últimamente, volvió a firmar otro mal partido, pero con la diferencia de que en esta ocasión logró salvar los muebles sumando un punto que ante el Rayo se decidirá si es bueno o no. Por ahora lo es al haber mantenido la distancia respecto a un rival directo en la lucha por la salvación.

Los blanquiazules tiraron la primera parte a la basura mostrando una imagen y un juego indigno de un partido con sabor a final. Había mucho en juego y el equipo pareció salir como si nada. A verlas venir y a sufrir. Más de lo mismo. Últimamente los nervios, los errores y arriesgar cuando no toca está a la orden del día, y en La Cerámica no fue menos. Solo el Villarreal saltó al verde demostrando que ellos sí sabían que se jugaban mucho, y eso es imperdonable.

La cara de Rubi en el banquillo lo decía todo, el equipo no carburaba. La sala de máquinas estaba averiada con un Granero y un Darder fuera de forma y desubicados, mientras que en defensa se volvían a ofrecer las facilidades de siempre. E Iborra, entre cinco camisetas blanquiazules, lo dejó patente rematando sin oposición para inaugurar el marcador. Otra vez a balón parado, otra vez perdiendo la marca, otra vez el cuento de nunca acabar.
El Espanyol no tenía ni acierto ni suerte y volvía a colgarse el cartel de equipo aspirina. Desquiciante.

Gerard, uno di noi
Una vez más, Gerard Moreno demostró que es perico. Tuvo ocasiones para poder marcar, pero en todas ellas, por suerte escogió mal. ¡Gracias! ¿Seguirá pensando en blanquiazul? ¿Estará pensando en su vuelta? Sea lo que sea, Gerard, haz las maletas. Villarreal está claro que no es tu sitio y aquí te guardamos el tuyo.

Con el equipo avasallado y muerto arriba, en el descanso Rubi sí dio con la tecla. Le dio entrada a Melendo y él solito se encargó de darle a la manivela y cambiar el decorado de un partido en el que pintaban bastos. ¡Melendo siempre en mi equipo! Le dio chispa al cuadro perico y éste, pese al infantil error de Mario Hermoso que significó un penalti en contra y el 2-0, mejoró ligeramente sus prestaciones. Nada como para tirar cohetes, puesto que Bonera logró lo que el Espanyol se estaba mostrando incapaz, marcar, pero en la recta final llegó la sorpresa. Rosales se inventó un disparo que devolvía al Villarreal a la realidad, le devolvía la remontada copera en el partido de ida y salvaba el primer ‘match ball’ para Rubi. El venezolano dejaba patente que se le da mejor atacar que defender... Y Melendo sigue pidiendo a gritos que quiere ser titular. Y lo merece visto el rendimiento de muchas de las ‘vacas sagradas’ del equipo. El canterano lo da todo y más, y el míster debe premiarle haciéndole salir de inicio.

Les decía al inicio que el partido fue malo, no puede ser que se acostumbren a conectar tarde, pero es innegable que tal y como estaba transcurriendo, el empate fue bueno.
Ahora, tras una primera final en la que ni fu ni fa, ante el Rayo, ¡que se aten los machos! El partido del RCDE Stadium sí que será una finalisima para las aspiraciones del equipo y el crédito del míster. Otra buena ocasión para que los nuevos puedan volver a demostrar si están a la altura de las expectativas y si realmente van a aportar el plus que este equipo necesita como agua de mayo para dar carpetazo al crudo invierno y empezar a ver brotes verdes. Parece que el equipo, pese a la eliminación copera, demostró que está con el míster y que ya no va tanto a la deriva, pero ahora debe virar del todo el rumbo.