Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

OPINIÓN JORDI LUENGO

“Me dirán que estoy loco…”

"Me dirán que estoy loco, pero creo que nos salvaremos”. Esta frase la pronunció Iván de la Peña hace casi 10 años, estando a ocho puntos de la salvación a falta de 10 jornadas

Jordi Luengo Jordi Luengo
26/01/2019

 

Ocho derrotas en los últimos nueve partidos de liga es para preocuparse. Esto nadie lo discute, pero tampoco creo que sea el momento de quemarlo todo. Cuesta entender cómo el juego del equipo ha podido cambiar tanto en tan poco tiempo. Aún tengo muy presente ese ilusionante arranque y confío en que aún podamos volver a ver algo similar. Pero para eso se necesitan refuerzos, acabar con las lesiones y que algunos jugadores recuperen el nivel de los primeros meses.

La trayectoria del Espanyol es un ‘Dragon Khan’ de emociones. Se dispara rápido la ilusión y se cae en picado hacia la decepción. Espero que estemos en una bajada para volver a tomar impulso en lo que queda de curso. Pero para esto, se necesita un mensaje que anime a volver a creer. Un nuevo ‘darderismo’. Y es que en momentos críticos de nuestra historia, un mensaje bien dirigido fue vital para reaccionar. En todos los ámbitos hay líderes. Gente capaz de torcer el rumbo y cambiar el destino con una arenga o una voz de aliento. Palabras que conmueven, calientan el alma y son capaces de multiplicar la pasión y motivación. Frases que pueden cambiar el curso de la historia.

"Me dirán que estoy loco, pero creo que nos salvaremos”. Esta frase la pronunció Iván de la Peña hace casi 10 años, el 3 de abril de 2009.  En ese momento, a falta de 10 jornadas, los de Pochettino eran colistas, con solo 22 puntos, y tenían la salvación a ocho. Nadie creía en ella. El cántabro se mostró convencido de que seguirían en Primera. Él creía en el equipo y en lo que estaban haciendo. En las últimas diez jornadas, en las que se decide todo, lograron 25 puntos. Y no tuvieron que esperar al último partido para asegurarse la permanencia.

Ese discurso, de ir a ganar un partido y después ir a por el siguiente evitó la tragedia a pocos meses de la inauguración de Cornellà. Con la primera victoria empezaron a creérselo. Los Tamudo, Luis García, Jarque, Zabaleta, Pandiani o el propio Iván sabían cuando pegar un puñetazo sobre la mesa o dar cuatro gritos en el campo para que nadie se durmiera. Era un grupo con muchos galones y carácter que supo apretar los dientes cuando fue necesario para revertir una situación muy complicada. Al actual plantel le toca ahora demostrar su carácter. Que demuestren que están dolidos y que nos hagan creer que esto cambiará. Un mensaje que le ponga las pilas a todo el espanyolismo. Y por supuesto a Chen Yansheng. Solo así podremos creer que crecer es posible.