Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

OPINIÓN DANI SOLSONA

Mazazo al final

Parecía que los tres puntos se podían conseguir

Dani Solsona Dani Solsona
01/05/2019

 

No empezó bien el partido el Espanyol a pesar del mal ambiente que reinaba en el Villamarín por los malos resultados obtenidos por los de Quique Setién, sabiendo lo que se estaban jugando. Tan solo empezar, los verdiblancos tuvieron una clara ocasión de Canales que sacaba un defensor casi de dentro de la portería. Fue el primer aviso, pero poco más hasta que el medio campo se asentó y, con paciencia, fue combinando y triangulando, haciendo correr detrás del balón a Canales y compañía, poco habituados y más preparados para tener el esférico.

El Espanyol tenía que aprovechar el nerviosismo de los béticos, necesitados de obtener un buen resultado. Pero cuando no salen las cosas bien, los errores aparecen y Canales, que está haciendo una muy buena temporada, regalaba un balón a Borja, que delante del portero no pudo culminar. Sin embargo, en segunda jugada, Darder, que le acompañaba, marcaba el gol que ponía de cara el partido. Si se manejaba bien el resto de minutos, parecía que los tres puntos se podían conseguir, aunque quedaba un mundo y el Betis, conociendo su estilo, iba a poner toda su artillería en el campo para empatar o ganar.

Pero el buen posicionamiento de los de Rubi con la defensa de tres parecía tener controlados a los atacantes. Aún más cuando se fueron produciendo los cambios, sobre todo el de Wu Lei, pensando que era el momento de dar la estocada ante los espacios que dejaba la poco poblada defensa del Betis. Sin embargo, poco a poco fuimos viendo como el jugador que marcó un gran gol contra el Celta se situaba como banda derecha pensando más en defender que en atacar, convirtiendo el sistema en un 5-4-1 que daba la posibilidad al Betis de que se tuviera que defender muy cerca del área y sin la opción de realizar ningún ataque.

Al final, tanto va el cántaro a la fuente que Feddal, que ya estaba como delantero centro, cazó un balón y con una volea fantástica empataba, dejando con la miel en los labios a todos los que estaban en el campo y los que se encontraban viendo el partido por la televisión.

Las noticias más...