Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

OPINIÓN ORIOL VIDAL

Machín, sin victoria pero con Víctor

Con la maquinaria afinada, el ‘Chucky’, Wu Lei, Calleri y Campuzano deben dar un paso adelante. Ya.

Oriol Vidal Oriol Vidal
22/10/2019

 

Empezó el camino de Machín con revés, pero al fin se vio un Espanyol que va hacia alguna parte. Solo la endeblez en las dos áreas (eh, que no es poco) explicó la nueva derrota, pero respondió el equipo al nuevo libreto y con evidentes señales de esperanza. La más notoria, el debut de Víctor Gómez, tan perfecto en casi todas sus acciones que hasta el equipo se decantó demasiado a su costado. Una metáfora de la nueva etapa: buen arranque y mejor intención, pero aún con mucho por pulir. Aun así, esperanza.

Irrumpió la perla de la cantera sin complejos y sumó llegadas el Espanyol. Una, precisamente del chaval, la salvó ‘in extremis’ Sergio Asenjo sin que el árbitro viera córner. Tampoco Pedrosa y Darder orientaron entre palos sus cañonazos. Y, en el segundo acto, más flojo en cuanto a producción que el primero, Calleri siguió peleado con todo. El larguero y el estupendo portero groguet le arrebataron el premio del gol. Ocasiones suficientes para someter a Gerard, Cazorla y compañía, pero sin gol no hay paraíso y así sigue el equipo, instalado en el infierno clasificatorio y sin claridad para culminar. Con la maquinaria afinada, el ‘Chucky’, Wu Lei, Calleri y Campuzano deben dar un paso adelante. Ya.

Seguirá la evolución contra el Ludogorets. Hay dilema: cómo convivir la emergencia liguera y la visita clave al Ciutat de València con la ilusión europea. Machín ahí tiene un papelón, porque los búlgaros van como motos y el crecimiento del equipo requiere resultados solventes. Muchas rotaciones parecen claras (Corchía, Dídac, Calero, Granero, Melendo, Wu Lei y Campu), pero el chute de ilusión europea se antoja también necesario. Imprescindible.

Por último, un nombre: el ‘Monito’ Vargas. Qué tipo, qué arrojo, qué personalidad. Lo da todo hasta que le rasguen la camiseta, pero requiere también cierta mesura ante los compañeros (lidera tanto que los fustiga) y un punto menos de sobrecalentamiento. Quizá ayude, por cierto, devolverle a la banda izquierda: si no está ahí, no veremos su rosca mortal que tantas alegrías dio en pretemporda. Machín: buena carta de presentación y buen discurso. Ahora, a llenarlos de confirmaciones. Força y a perfeccionar el pulsado de la dichosa tecla.

Las noticias más...