Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

OPINIÓN DE QUIQUE IGLESIAS

Las luces largas del club apuntan a Getafe

No hay club en la Liga que tenga tanto vacío en su casa ni, eso también es cierto, tanto por progresar

Quique Iglesias Quique Iglesias
01/12/2018

 

El Espanyol se auditó a sí mismo el pasado jueves. Lo hizo en boca de Roger Guasch, el director general corporativo, con la prensa delante y unos bocaditos de desayuno de por medio. Bien. En la era de la transparencia telemática es de agradecer que alguien dé la cara, sobre todo para mostrar todas las vertientes del día a día del club, incluso las malas… como la cifra de socios.

Debo ser el único que piensa que cerrar la bajada de socios con 3.449 abonados menos supone haber ‘parado el golpe’ (Rubi-Rufete mediante). No me parece tan significativo sabiendo que la media de caída de los últimos años fue de 1.800. Era esperadísimo. Además, el trasvase de socios hacia la categoría ‘fan’ y la proliferación de los socios ‘nin’ permiten conocer de una vez por todas el escenario al que se enfrenta el Espanyol desde hace tiempo: los abonados ocupan la mitad de los asientos del estadio de Cornellà-El Prat. Una de cada dos butacas es para un socio. Las otras no son de nadie. Y ese es el problema. No hay club en la Liga que tenga tanto vacío en su casa ni, eso también es cierto, tanto por progresar. A menos no se va a ir. Recuerden que el Espanyol dejó Sarrià para irse a Montjuïc (verano 1997) con 17.000 abonados. ¿Hemos hecho una regresión de 20 años? No lo veo así. Quedémonos con que la entidad ha sobrevivido en la jungla con un taparrabos y sin ejército, y aun sí se ha llevado dos Copas al saco, alguna alegría y pocos sustos para lo que podía haber sido.

Entendido todo, ahora, señor Guasch (o señor Chen), toca cumplir con los objetivos marcados con esas ‘luces largas’ con las que ahora alumbramos el trayecto. Compramos la idea. “Europa debe ser objetivo ineludible” y un “hábito” ya camino del 2025. Suena bonito. Pero aceptando lo de las ‘largas’, toda consecución de ese propósito pasa por que el equipo actual siga cumpliendo con su milagro encomendado: meterse en Europa siendo el décimo presupuesto. Aquí llegan las luces cortas que alumbran a Getafe. Es un partido clave. Crucial. “Este final de año marcará para qué vamos a luchar”, me dice un amigo del vestuario: Getafe, Barça, Betis y Atlético en Liga, con el molesto Cádiz copero del próximo martes. El club quisiera estar en una autopista, de noche y sin coches de frente. Sin embargo, el fútbol va por las curvas de una carretera de montaña. Bienvenidos al Espanyol de las dos velocidades, el de toda la vida, el de los 18.000 que no fallan nunca. El resto, ‘paper mullat’.

Las noticias más...