Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

OPINIÓN DE QUIQUE IGLESIAS

La Liga aprieta… y los jugadores, ¿qué?

Un Espanyol con el virus a puñado entre sus integrantes no podrá competir de igual a igual con nadie en la Liga en los 11 partidos que tendría que disputar a prisa y corriendo

Quique Iglesias Quique Iglesias
23/03/2020

 

Seis positivos, seis, por coronavirus. Suena a cartel taurino. Lo que realmente es una cornada de diferentes trayectorias para la salud de un vestuario, de un grupo humano que hoy sabe que pueden ser muchos más de seis los que están con el Covid-19 en su cuerpo.

El Espanyol tuvo que comunicar de manera efectiva esta vinculación de primera mano con la pandemia justo en el instante posterior a ponerlo en conocimiento de la Liga. Curiosa patronal ésta, que abandera la prevención contratando de ‘motu propio’ decenas de test de coronavirus para sus afiliados, les insta a una comunicación inmediata y directa de los resultados (bien) pero luego tiene la delicadeza justa con su gente para promover una vuelta a la competición que no se la cree nadie. Siete diferentes calendarios dicen que tiene sobre la mesa Javier Tebas para terminar la temporada de la manera que sea, horas antes del 30 de junio. Pues mire, no.

Un Espanyol con el virus a puñado entre sus integrantes no podrá competir de igual a igual con nadie en la Liga en los 11 partidos que tendría que disputar a prisa y corriendo. LaLiga pone el dinero por bandera. Atemoriza con razones, sí, porque si no hay partidos no hay tela, dinero para repartir. Pero, ¿y el espectáculo? Qué sería de la imagen de esta competición, que pasa por ser la mejor Liga del mundo, si tuviera que vivir 110 partidos a puerta cerrada, uno detrás de otro apelotonados en un dietario de imposible digestión…

Y entre la Liga, sus pretensiones, y las esposas de oro con las que están atados los clubes, encontramos a los futbolistas, que son los auténticos autores y artistas. También les van a apretar las clavijas con reducciones de sueldo en bloque, no obstante, su salud va a tener que prevalecer ante todo. ¿Se atreverán a jugar a puerta cerrada y con el riesgo de que uno de ellos, solo uno, coja el virus en pleno mes de junio, por ejemplo? Sin futbolistas no hay partidos que valgan. Ahí se debe agarrar el espanyolismo más silencioso, que es el que se sienta en la grada, hoy en el sofá, y que no tiene ni idea de cuándo va a poder volver a Cornellà-El Prat. A día de hoy, cuando todos seguimos confinados en casa, cuesta mucho pensar que la Liga se va a reanudar por lo que, si la lógica pesa por encima de todo, el Espanyol debería empezar la próxima temporada en Primera. Le pese a quien le pese.

Las noticias más...