Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

OPINIÓN DE QUIQUE IGLESIAS

Interpretar mejor para salir del bache

A falta de que los resultados pongan a cada uno en su sitio, a nosotros también por cierto, bueno sería que todos tomaran conciencia de la situación y de la unión que se necesita precisamente ahora

Quique Iglesias Quique Iglesias
15/09/2019

 

Vuelve el fútbol o, lo que es lo mismo, la mejor manera de salir de una situación complicada si eres un club de fútbol. Acaban dos semanas de terapia, de días libres y sanadores y de un mensaje de unidad que ha quedado claro: “Hay que darle un voto de confianza al equipo”, dijo Piatti. Tan entendido ha quedado como imperioso es que el equipo necesita un buen resultado. Y pronto.

Con David Gallego llegó una nueva manera de trabajar tácticamente los partidos y sistemas. Se trata de que sus futbolistas sepan ‘interpretar’ el juego en el instante en que el rival desarrolla su propia táctica. ¿Jugar en función del rival? En cierto modo así es y es tan entendible como respetable. Es la manera en la que cree a ciegas Gallego, y que tanto ha repetido en la sala de prensa. El modelo.

Así que a falta de que los resultados pongan a cada uno en su sitio, a nosotros también por cierto, bueno sería que todos tomaran conciencia de la situación y de la unión que se necesita precisamente ahora.
Así que puestos a interpretar, interpretemos a la perfección el papel de un club que está en una tierra desconocida: el viaje por Europa. Entramos en terreno pantanoso con una plantilla repleta de juventud y con sacos de inexperiencia en las piernas de muchos de los futbolistas. También hay inexperiencia en el banquillo.

¿Quién nació aprendido? No es admisible que se haya pasado de ‘avalar’ sin condiciones el ascenso de Gallego al primer equipo a tener ya su relevo en la cartera. El club debería de atajar de manera tajante este runrún si, verdaderamente, piensa que Gallego es el hombre ideal.

Eibar es un examen, Hungría un premio y la Real, la reválida. En una semana, el Espanyol saldrá sonriendo o con un problema. Así somos y así seremos. Para los jugadores ha llegado el día en el que tienen que interpretar su rol, que pasa por callar bocas jugando muchísimo mejor al fútbol de lo que lo han hecho hasta la fecha. He aquí el quid del asunto.