Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

OPINIÓN DE DANI BALLART

Hipocresía

Borja ha sido y es un ejemplo de profesionalidad para muchos. Hay que desearle éxitos y la misma felicidad que él nos dio

Dani Ballart Dani Ballart
17/08/2019

 

Me voy a trabajar a El Cairo. Mi pasión es el waterpolo y los egipcios me dan mejores condiciones personales, incluso para crecer como equipo, que cualquiera de los clubs que se ha puesto en contacto conmigo para contratarme o renovarme. Si uno quiere ir a más debe sopesar muchas cosas en juego y las decisiones nunca son fáciles, aunque ames el lugar donde te encuentres en el presente. Siempre he dado mi máximo, he ayudado a los que tenía cerca y nunca he faltado a mi lugar de trabajo.

Más o menos lo que les cuento es lo que pasa con Borja Iglesias. Borja tenía unas condiciones económicas encima de la mesa imposibles de igualar por el Espanyol. Sabía que solo era cuestión de encontrar un acuerdo respecto a su cláusula. Un acuerdo que siempre ha existido.

Borja no se ha perdido ni un entrenamiento y ni un partido con el riesgo de sufrir una lesión por si solo o por parte de cualquier rival o compañero de manera fortuita en un entrenamiento. El riesgo es perder un contrato que asegura su vida, la de su familia, hijos y nietos. Borja ha sido y es un ejemplo de profesionalidad para muchos. Un tipo admirable; difícil no quererle y no simpatizar con su causa. Siempre quedará su sonrisa, su fuerza, su acierto cara el gol y su proyección meteórica en tan solo una temporada.
Un jugador capaz de sacrificar sus vacaciones por estar con los chicos de su campus para ayudarles a ser mejores futbolistas.

Borja merece una salida por todo lo alto. Todos debemos felicitarnos por haber disfrutado con él y por el acierto en su fichaje.  Y ahora, en el momento del adiós, hay que desearle éxitos y la misma felicidad que él nos dio. Un tipo tan grande como Borja no pasa desapercibido y tan solo ha necesitado una temporada para hacer que todos le queramos.

No seamos hipócritas, todos haríamos lo mismo si tuviéramos la misma posibilidad.

Las noticias más...