Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

OPINIÓN DANI BALLART

Halloween

Los pericos no sabían sacar provecho de las pocas ocasiones que tenían y detrás cada vez se sufría más y más

Dani Ballart Dani Ballart
04/11/2019

 

El Valencia iba vestido para la ocasión. Perfecto para vivir un partido de miedos. La primera parte fue un festival perico pero no es fácil darle consistencia a un equipo herido en tan poco tiempo. Después de hacer deleitar a todo el mundo en los primeros cuarenta y cinco minutos, el Espanyol se deshizo como la mantequilla. La felicidad dura poco en casa del pobre. Después de marcar de penalti y ponernos por delante en el marcador, la pesadilla empezó.

El Valencia apretó de lo lindo y los blanquiazules se iban haciendo pequeños a la vez que el miedo llegaba a la grada. El resultado ventajoso peligraba y así sin más, con una decisión más que rigurosa, el árbitro se sacó un penalti de la manga para permitir el empate. Los ataques de ansiedad iban sucediendo porque el segundo gol che se veía venir. Los pericos no sabían sacar provecho de las pocas ocasiones que tenían y detrás cada vez se sufría más y más. Un centro al primer palo, después de una pérdida de balón en medio campo, propició el gol de la victoria para los anaranjados. No hubo atisbos de reacción. El Espanyol está débil y la solidez defensiva se encuentra con buenos resultados y buena salud mental. El estrés es un mal compañero.

Los partidos se van sucediendo y las victorias no acaban de llegar. Seguimos abajo en la tabla y eso duele. La recuperación no será una cuestión fácil ni rápida. Sin duda que el equipo está mejorando pero hay que ser sólidos y consistentes durante todo el partido. De momento solo lo conseguimos por partes. Asusta ver el futuro. Da miedo. La mejor manera de ser positivos es quedarnos con los pequeños detalles que son la notable mejoría de juego. Hay que confiar y ayudar a seguir adelante ya que de lo contrario, Halloween solo habrá sido una broma porque lo peor asusta aún mucho más.

Las noticias más...