Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

OPINIÓN JORDI LUENGO

Gay y las cesiones del Madrid

El Espanyol le permitió debutar en Primera y hacerse un nombre en el mundo del fútbol; algo que ha hecho con muchos jugadores, entre ellos Mario Hermoso y Borja Iglesias

Jordi Luengo Jordi Luengo
15/06/2019

 

Este miércoles se presentó José Aurelio Gay como nuevo entrenador del filial perico y sus primeras palabras fueron de agradecimiento al club. “Estoy encantado de volver al Espanyol 30 años después. Vuelvo a la casa donde fui muy feliz y donde me dieron la oportunidad de ser profesional”, manifestó el técnico. Y es que el Espanyol le permitió debutar en Primera y hacerse un nombre en el mundo del fútbol; algo que ha hecho con muchos jugadores, entre ellos Mario Hermoso y Borja Iglesias. Futbolistas desconocidos a los que el conjunto perico les empezó a cambiar la vida y les dio un espaldarazo en sus carreras deportivas.

El central llegó hace dos veranos con pocas referencias y, seguramente, abandonará el club antes de que empiece la liga dejando una importante cantidad de dinero. Y, de momento, aunque nos pueda doler, esta ha de ser un poco la línea a seguir. Buscar jugadores que aún no hayan explotado o aprovecharse de las cesiones o acuerdos con jóvenes futbolistas con futuro que necesitan tener minutos. Y la experiencia de Hermoso, Marco Asensio, Lucas Vázquez o Callejón son la mejor demostración de que hay que intentar aprovechar estas positivas experiencias para pescar alguna perla en Madrid, ya que Zidane tiene a 37 jugadores con contrato. Como mínimo 12 deberán salir y algunos son muy interesantes.

Precisamente, Gay llegó así de la capital. Tras quedársele pequeña la Segunda División, en la que jugaba en el Castilla, los responsables deportivos de Espanyol y Real Madrid llegaron a un acuerdo para que jugara en Sarrià. Había buena sintonía fruto del éxito con la cesión de Sebastián Losada. Ese verano, junto al actual técnico del filial, también vinieron cedidos procedentes del filial blanco Juan Carlos Mandiá y en enero Santiago Aragón; ambos eran intocables en el Castilla. Pero el Espanyol vivía una crisis deportiva, tras la final de Leverkusen, y fue un año complicado para los jugadores jóvenes. Se bajó a Segunda y solo Gay siguió en el club.

Ahora, con una situación muy distinta a la de esa temporada 1988-89, el Espanyol está en disposición de ser un gran escaparate para jóvenes con calidad, hambre y que no tendrán protagonismo en el Santiago Bernabéu. El proyecto, con las previas de Europa, es atractivo y aquí podrán tener el protagonismo que, de momento, se les resiste en otros sitios. Y, si alguien tiene dudas, que se lo pregunte a Sebastián Losada. Desde el anonimato y bajo el apodo de ‘pipiolo’, que le puso Clemente, sorprendió a todos. Llegó siendo un novato y solo un año después dejó Sarriá siendo uno de los delanteros más prometedores del fútbol nacional tras ofrecer un nivel muy alto en Europa.

Las noticias más...