Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

OPINIÓN DE ORIOL VIDAL

Gallego, millones y buena uva

Terremoto en las formas y renacentista en la pizarra, Gallego viene a abrasarlo todo

Oriol Vidal Oriol Vidal
10/06/2019

 

Fanfarria perica en el Aplec de Sant Sadurní, con todo a rebosar: desde las copas burbujeantes a la ilusión, en Europa y con un Gallego expansivo a más no poder. Resultó el Aplec de la Abundancia, bañado todo por la ampliación de capital. Cincuenta quilazos que blindan el proyecto, que dejan a la deuda temblando y que, sobre todo, llaman al negocio, porque el RCDE goza al fin de capacidad para su expansión. La Operación Wu Lei se impone a la serie de catastróficas desdichas que auguraba el plantón de Rubi. Pues ya lo ven: tras el divorcio, Gallego y dinero: tiritas pa’ este corazón partío, que cantó Alejandro Sanz en el templo. Contigo, pan y cava.

"Cláusulas o nada” es la utopía perica hecha realidad: otra de Mr. Chen. Los ritmos del mandatario son muy suyos, pero son. Y cuando todo emerge con una solidez inusitada por estos lares, el perico pasa del escepticismo a creer que sí, que va a tomar Hong-Kong y que no lo podrá frenar ni la guerra comercial contra China auspiciada por Trump (¿será culé?). El Espanyol crece en silencio (vale. Quizá demasiado) y trata de posicionarse en una órbita positiva que maree todos sus círculos viciosos.

Luego, claro está, aparece el reverso de la noticia: ¿cómo son compatibles estas buenas nuevas económicas con la espantada de Rubi? ¿Miente el técnico en su comunicado, dirá que le ocultaban información? Absurdo. La “otra fase” que perseguía Rubi estaba a la vuelta de la esquina, pero la conjunción de las tentaciones del Betis con su ímpetu por progresar ya mismo se lo llevaron todo por delante. Chocante, sí, como obligada también la respuesta a otra pregunta: ¿Por qué no hizo más el Espanyol por atar al artífice del éxito, si se lo podía permitir? ¿“Solo” por la inesperada infidelidad? Perarnau y Rubi tienen mucho aún que responder.

Y quizá una de las respuestas sea Gallego, airbag de lujo para amortiguar tan descomunal golpe. Con su inexperiencia, con su 1’64 de “pot petit, bona confitura” y con su convicción arrasadora, los métodos de David son plenamente compatibles con el darderismo (si no más) y piden paso por combustión. Terremoto en las formas y renacentista en la pizarra, Gallego viene a abrasarlo todo.

Las noticias más...